BAQUIA

Verizon le devuelve a Microsoft los Kin sobrantes

Diez semanas: eso es lo que han durado los teléfonos Kin de Microsoft en el mercado. Un proyecto largamente gestado con el nombre clave de Pink, pero que se ha dado de bruces contra una gélida acogida.

Los dos terminales, Kin One y Kin Two, diseñados específicamente para el público adolescente, apenas han conseguido vender en los EEUU 9.000 unidades (aunque las estimaciones más catastrofistas hablan de 500), lo que le ha supuesto para Microsoft el nada despreciable coste de 2 millones de dólares por aparato vendido.

Parece que Verizon, la operadora que vendía los Kin, no quiere saber nada de los móviles y no tiene intención de darles una segunda oportunidad. Por eso, ha devuelto a Microsoft las unidades que tenía en stock, aunque seguirá vendiendo en su web algunos complementos.

Ni siquiera la bajada de precios consiguió salvar a los teléfonos. El modelo One, de 4 GB, y el Two, de 8 GB, empezaron vendiéndose respectivamente a 100 y 50 dólares, para rebajarse luego a 50 y 30. Pero ni por esas…

¿Qué ha fallado? Un artículo de Techeye.net resume los principales fallos estratégicos de Microsoft: un sistema operativo indefinido, a medias entre Windows Mobile y Windows 7; una estrategia de comunicación mal dirigida a los adolescentes; unos planmes de datos mensuales demasiado caros o la ausencia de una tienda de aplicaciones.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios