BAQUIA

Viajes online: ¿un trayecto de corto recorrido? (I)

Si existe un referente para el comercio electrónico; un ejemplo de libro por antonomasia que refleje que vender por la Red no sólo es posible, sino además rentable, es el sector de viajes. Los consumidores cansados de pagar más por lo que cuesta menos, buscan ofertas en Internet y las agencias son conscientes de que su destino es la Red. Pero los ataques a EEUU amenazan con cercenar las amplias perspectivas online de un sector que augura un largo recorrido.

Un dulce paseo…

El sector de los viajes había disfrutado hasta la fecha de una dulce travesía en la Red. Mientras otros comerciantes intentaban sobrevivir y aprender a vender, aunque fuera una escoba, los números que movía el turismo online hablaban por sí solos. Haciendo memoria, sólo durante el mes de enero del presente año facturaron unos 1.200 millones de dólares, es decir, aproximadamente un tercio de todas las transacciones de comercio electrónico, según ponía de manifiesto en su día un estudio de Nielsen Netrattings y Harris Interactive.

Y eso no es todo: fueron las únicas ventas que crecieron durante la pasada Navidad, en mitad de la crisis, puesto que durante el mes de enero se vendieron hasta un 17% más viajes que en diciembre. Desde agosto de 2000 hasta diciembre del mismo año, los internautas se gastaron en disfrute vacacional, transporte y traslados casi mil millones de dólares; y si se compara enero de 2001 con enero de 2000, encontramos que los sitios de viajes online se habían colocado entre los cinco más visitados, con un incremento de tráfico del 42%, es decir, unos 22 millones de visitas.

Hecatombe en las aerolíneas

Al menos hasta la fecha. Después del 11 de septiembre, agencias de viaje de las más importantes en la Red como Expedia, Travelocity o Priceline eran unas de las pocas compañías de comercio electrónico que mantenían el precio de sus acciones relativamente alto y obtenían beneficios. Pero tras los atentados los ejecutivos del sector se preguntan si su industria podrá volver a recuperar el brillo que tenía antes, o lo que es peor, si podrán las compañías de viajes mantener el tipo en la Red.

Los analistas prevén que algunas de las más grandes podrán mantener el negocio como mucho durante el año que viene, claro está, siempre que los clientes vuelvan a los aeropuertos con cierta normalidad. Pero si en cierta medida estas compañías son capaces de mantener la fidelidad de sus inversores, es en gran parte porque han comenzado a diversificar sus negocios, para reducir la parte del negocio que entra exclusivamente de las comisiones por la venta online de los billetes de avión.

Según algunos analistas, más de los beneficios de Expedia, por ejemplo, provienen de estas comisiones; Travelocity depende en mayor medida de las comisiones de venta de vuelos, pero están obteniendo también beneficios significativos de hoteles, alquiler de coches, publicidad, en definitiva, entradas de ingresos por otras partidas diferentes a los billetes de avión. Y uno de los principales filones de las agencias en Red es que pueden sacar por menor precio todos lo que no se haya vendido y todos ganan. Los clientes encuentran suculentos descuentos y todo el sector da salida a diversos productos que de otro modo no se venderían. Pero sin hablar de estos chollos muchas veces se pueden encontrar precios online que ahorran más de la mitad del precio, al saltarse la comisión de las agencias. Parece que, a pesar de la tragedia, muchos analistas coinciden en que seguirá habiendo un desplazamiento de los viajeros hacia los sitios web.

Y es que en un principio, tanto clientes como empresas tan sólo buscaban ahorrar costes y el producto estrella eran los billetes de avión. Pero ahora, las agencias cada vez tienen más presencia en la Red; han puesto sistemas de pagos seguros para paliar la desconfianza que generaba la compra online; han mejorado los servicios de Atención al cliente, post-venta y entrega a domicilio, detalles todos ellos que, sumados a un buen precio, han ido atrayendo la atención de todo tipo de clientes a Internet, no sólo a trotamundos y mochileros.

La especial situación de Estados Unidos

Tras el pánico inicial y hasta que se recuperó una cierta normalidad en los aeropuertos, los sitios de viajes online dejaron su política habitual de competencia por ofrecer mejores precios que los rivales, ofertas y promociones. El caos y la confusión reinante provocó que se transformaran en sitios de información que en cierta medida colaboraban con el Departamento de Estado ya que ofrecían datos sobre el estado de los aeropuertos, disponibilidad de los vuelos, cancelaciones e información de todo tipo ante la enorme incertidumbre que asolaba a los ciudadanos. Las prohibiciones o nuevas normativas sobre equipaje para vuelos se podían encontrar desde el principio en los sitios web de estas compañías.

Pero hay mucho más en juego que el hecho de transformarse durante unos días en instituciones de servicio público que traían un tráfico inusual de pasajeros a las páginas de viajes. En el caso de Estados Unidos, el hecho de vivir el terror de primera mano hace plantearse a los analistas si los estadounidenses cambiarán sus hábitos de viaje por miedo a la escasa seguridad en los aviones, en una nación donde los vuelos internos son casi como el autobús, y absolutamente imprescindibles para moverse entre los distintos estados. Cabe la posibilidad de que la demanda de vuelos se reduzca drásticamente.

¿Volar? No gracias, mejor videoconferencia

No resulta extraño. Ante la situación de pánico y desorientación provocada, muchos de los viajeros que se mueven por negocios, han cancelado sus vuelos presos de una mezcla de pánico y precaución, y han aplazado sus citas para más adelante. Y curiosamente ha provocado que muchas compañías retomen la videoconferencia, herramienta de comunicación que se ocultaba bajo una capa de polvo relativamente gruesa, y que por arte de magia y en un santiamén, recobra su protagonismo, lo que curiosamente ha provocado un repunte en las acciones de algunos proveedores de tecnología ante la creciente demanda de estos servicios: ¡Mundo Internet!

Por ello la conjunción de todos estos presupuestos ha provocado una reacción inmediata en las mayores compañías aéreas, sobre todo en las norteamericanas. Algunas de éstas, se han cruzado de brazos esperando que el Gobierno llene sus arcas con subvenciones para paliar el desastre, aunque a pesar de todo, previendo la caída de ingresos que puede suponer que la demanda de vuelos decrezca, han anunciado importantes recortes en el número de vuelos previstos. Y como complemento: recortes de empleo.

Y el sector cae en picado

La situación es, cuanto menos, delicada, y basta con leer la prensa para echarse a temblar. Las principales compañías aéreas han anunciado unas cifras de despidos que no pueden haber sido confeccionadas con una simple tijera. Al menos habrán necesitado una motosierra, a saber: Boeing, el mayor constructor de aviones del mundo va a despedir al 15% de la plantilla, o lo que es lo mismo, unos 30.000 trabajadores; American Airlines se suma a la ola de despidos con la eliminación de unos 20.000 puestos de trabajo; Honeywell anuncia que pondrá en la calle a 1.800 personas; hoy mismo Air Canadá ha anunciado que suprimirá 9.000 empleos a pesar de la prohibición y Delta Airlines anunció que recortaría unos 13.000 trabajadores, y hoy mismo la agencia como Hotwire anunciaba el finiquito de más del 10% de la plantilla.

En España las perspectivas no son mucho mejores pero parece que la reacción ha sido bien distinta. Las compañías aéreas españolas prevén una reducción de unas 15.000 personas, sin entrar en el capital que se irá de viaje y que no ingresará en las arcas nacionales de las compañías de vuelos. Casi de milagro han conseguido que el acuerdo que mantienen las aseguradoras con éstas compañías se prorrogue durante tres meses, aunque el secretario general de Turismo, Juan José Güemes, dijo que el Gobierno mantiene la previsión de crecimiento del sector turístico del 3%, pese a la desaceleración económica y el impacto de los atentados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios