BAQUIA

Virus, los peligros de la negligencia

Ya hay quien dice que este es el año del gusano. Esta variante de los virus informáticos, que tiene la mala costumbre de propagarse a través del correo electrónico, ha sido la que mayor éxito ha tenido, infectando a millones de usuarios en todo el mundo.

Se puede culpar a los malvados programadores de virus, o incluso pedir la pena capital para ellos. Pero eso es muy fácil. Los usuarios también son culpables.

Lo son en la misma medida que un conductor que no utiliza el cinturón de seguridad es culpable de sus lesiones o un fornicador inconsciente de ser VIH positivo. Son culpables de negligencia.

Utilizar un sistema informático de cualquier tipo tiene sus riesgos, y por más que se hace hincapié en la necesidad de la educación de los usuarios como el componente fundamental de la seguridad en las empresas y los hogares, la verdad es que un gusano se transmite porque alguien abre un archivo adjunto de procedencia desconocida.

Sircam es un virus más avanzado que Melissa, LoveLetter o Anna Kournikova. No sólo se reenvía a sí mismo a la lista de contactos de la víctima, sino que también envía copias a las direcciones de correo de las páginas que ha visitado. Es decir, a todo el mundo.

El virus tiene su origen en México, lo cual explica el perfecto español del mensaje \”Te mando este archivo para que me des tu punto de vista\” y el chirriante inglés \”I send you this file in order to have your advice\”. La desconfianza que provoca el mensaje en los usuarios nativos de habla inglesa ha conseguido que en los países hispanohablantes la expansión del virus sea aún más rápida.

Sircam puede atacar a todos sistemas Windows. El archivo adjunto que contiene el virus es extraído de la carpeta Mis Documentos de la víctima, con lo que también presenta un riesgo para los datos confidenciales.

Los avances no sólo son técnicos, sino también sociales. Los nombres son de archivos reales, así como las direcciones de origen, lo que le da mayor credibilidad. Sólo las extensiones de los archivos (.com, .bat, .pif) los delatan. El mayor peligro es que el virus puede borrar el contenido del disco duro del PC infectado o sobreescribir los archivos con una cadena de texto.

El virus Sircam tampoco es perfecto, ya que puede infectar, pero no replicarse en las máquinas con sistema operativo Windows NT o 2000. Las compañías de Antivirus, como Panda Software o McAffe ya han puesto en marcha una campaña especial con herramientas de comprobación para los temerosos y antídotos para los infectados.

A pesar de sus peligros, Sircam no es más que otro virus más en la lista. Si ha sido noticia, al menos habrá servido para demostrar que la población de usuarios no está suficientemente informada ni prevenida.

Una vez más: instalen un antivirus, actualícenlo y aprendan a distinguir entre un mensaje inofensivo, un mensaje con virus y una falsa alarma. Ocurre como con las enfermedades del mundo real. La ignorancia mata.


  • Del amor y otros virus
    LOVE is just a four-letter word, cantaba Dylan, ignorante de lo que se le podía venir encima si se conectaba a una computadora. Gracias al desarrollo de la Red y el uso masivo del e-mail, un virus, malévolo además de gusano, ha arrasado en Internet.
  • No es virus todo lo que le cuentan
    Los rumores o bulos sobre virus en Internet, llamados virus hoaxes en inglés. No son peligrosos, pero sí extremadamente molestos. Generan confusión, desatan la paranoia y mantienen ocupados a los administradores de red, que no pueden proteger adecuadamente a los usuarios de los virus reales.
  • El año de los virus
    Los bacilos digitales han llenado durante 2000 muchas columnas en prensa y revistas. Los datos son estremecedores. Se han registrado 303.356 contactos con virus en sus 855.899 equipos informáticos, lo que viene a dar un promedio de 14 infecciones mensuales para cada mil PCs. El correo electrónico se lleva la palma: el 87% de las infecciones se produjeron por medio de esta herramienta.
  • Hoax, una broma de mal gusto
    No se tome a la tremenda todo lo que llega a su bandeja de entrada, es muy probable que un buen puñado de las alarmas que ha enviado o recibido sean completamente falsas, un tipo de broma de mal gusto que responde al nombre de hoax o bulo y que últimamente empieza a hacer daño de verdad.
  • Si es por correo electrónico, haz la guerra y no el amor
    El uso y abuso de los attachments o archivos que se envían adjuntos a los mensajes de correo electrónico, ya que ha sido esta circunstancia la que ha contribuido a incrementar la velocidad a la que se ha diseminado el dichoso gusano ILoveYou.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios