Vivir entre documentos

La gestión de los documentos propios es uno de los retos que afrontar a diario las empresas. No es una cuestión baladí; si no se realiza adecuadamente, la eficiencia de las compañías puede verse seriamente amenazada. El tratamiento documental exige claridad, sencillez y rigor. Aunque también es verdad que siempre hay imprevistos y accidentes contra los que nada se puede hacer. Pero también se puede aprender a prevenir estas circunstancias.

En este sentido, la tramitación electrónica se ha abierto ya hueco en prácticamente todo nuestro ámbito corporativo. Además, la gestión documental no puede andar por la compañía como un pollo sin cabeza, sino que debe integrarse adecuadamente con el resto de procesos empresariales.

Cristóbal Valero, de Sun Microsystems Ibérica, aporta un dato colosal para entender la magnitud de lo que estamos hablando: cada segundo surgen en el planeta casi cuatrocientos gigas de nuevos datos. Y no se trata de documentos de usar y tirar; la gran mayoría de ellos tendrán que ser conservados ad eternum.

Aspecto no menos relevante es el de la privacidad de los datos. Eso de que en los periódicos aparezcan informaciones íntimas de las personas, previamente encontradas por alguien en contenedores, desde luego no es de recibo.

Otros ponentes que participaron en las jornadas que venimos glosando, en fin, hablaron de la muerte del papel a medio plazo en las compañías y las administraciones públicas (aunque en este último caso es difícil de creer). Más.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios