BAQUIA

Vote ya los fiascos tecnológicos del año

Los Fiasco Awards se definen como un premio a “los mejores proyectos del ámbito TIC que han acabado en fiasco, con el fin de potenciar el espíritu crítico, fomentar la actitud positiva hacia los escollos del camino hacia el éxito y, para qué negarlo, para divertirnos.”

Cuidado, porque de un proyecto fallido también se pueden obtener enseñanzas positivas. Por eso, Los Fiasco Awards señalan como sus objetivos:

  • Potenciar una actitud positiva hacia los fiascos, entendidos como una etapa a menudo indispensable del camino del éxito.
  • Mantener vivo el espíritu crítico desde dentro del propio sector TIC
  • Compartir lo que hemos aprendido de nuestros errores.

También se deja claro lo que no son estos premios: Una vía para hacer marketing negativo: ni una forma de escarnio público, ni una plataforma de desacreditación, ni una iniciativa publicitaria, ni la competencia de los premios Nobel…

Las primeras fases, de presentación de candidaturas, validación y nominación, ya se han completado. Hasta el 25 de febrero está abierta la fase de votación, que culminará con una fiesta el 26 de febrero, donde se darán a conocer los “ganadores”

Estos son los candidatos para el mayor fiasco tecnológico del año:

  • Autonómix, el software libre distribuido por las Administraciones
  • Google Lively
  • La radio digital
  • Maresme Digital
  • Mobuzz.tv, televisión por Internet
  • One Laptop per Child, el ordenador de los 100 dólares
  • SAGA, el Sistema de Administración i Gestión Académica de la Generalitat de Catalunya
  • Second Life
  • Windows Vista

En la página de votaciones se pueden otorgar diferentes puntuaciones para cada proyecto, en función de la magnitud del fracaso: gran fiasco, fiasco o fiasquillo. También existe la posibilidad de dejar la candidatura en blanco.

Al evento del día 26 se invitará a un representante de cada empresa para participar en la entrega de los premios. Es de esperar que los nominados acepten la invitación y el premio con deportividad y elegancia… Y que todos hayan aprendido algo de su correspondiente fiasco.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios