Web 2.0: ingresar o morir

Redes sociales, plataformas de contenidos, juegos, vídeos, etc. Las webs que se sustentan en la participación de los usuarios parecen no tener fin, aunque podría estar acercándose el momento en que se produzca una especie de selección natural, eliminando a todas aquellas que no consigan encontrar un modelo de negocio solvente.

Según datos de MoneyTree, en Estados Unidos la inversión en nuevos proyectos de Internet ha superado los 1.000 millones de dólares en seis de los últimos siete trimestres, alcanzando un máximo de 1.300 millones de dólares en el primer trimestre de este año. Esto representa más dinero que cualquier periodo de finales de la década de 1990, cuando el boom de Internet estaba en su máximo apogeo.

Cada trimestre, alrededor de 200 start-ups reciben financiación. Una de las características principales de muchos de estos proyectos es su inmediatez: el mercado detecta una necesidad, y rápidamente alguien crea ese servicio. El problema es que a menudo, después del tirón inicial, la demanda cae tan rápido como se había generado.

Además, la mayoría de los proyectos 2.0 se financian únicamente a través de la publicidad, sin ninguna otra fuente de ingresos. Por estos motivos, los expertos creen que en los próximos 12 o 24 meses va a haber una fuerte reordenación en el sector. Es la opinión de Michael Hirshland, socio de Polaris Venture, que no cree que el sector pueda colapsarse, pero sí que se reorganizará a fondo.

Otro experto, Will Richmond, analista de VideoNuze, considera que las características de los vencedores en esta pugna serán la escalabilidad, la segmentación de la audiencia y la habilidad para vender y competir. Los anunciantes valorarán especialmente aquellos sitios capaces de definir claramente sus productos, servicios y público objetivo.

Uno de los nichos emergentes más prometedores es el de las empresas que desarrollan herramientas para la medición de los nuevos parámetros de la Web 2.0, por ejemplo, la audiencia de los vídeos o el comportamiento de los usuarios de una red social.

Pero en definitiva, todavía está por encontrar la mejor manera de monetizar todo el tráfico que reciben las empresas 2.0, que se encuentran en un estado parecido al de los buscadores antes de que Google tuviera la idea de fusionar la publicidad con las búsquedas. ¿Quién será el primero en dar con la forma de transformar visitas en ingresos beneficios? Aún está por ver.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios