BAQUIA

Web 2.0 o la nueva revolución en la Red

Las páginas en las que los usuarios ponen los contenidos y comparten aplicaciones y servicios están fraguando una nueva revolución online. Se trata de una tecnología con un enorme potencial y que, pese a sus múltiples posibilidades, aún se encuentra en una fase incipiente de exploración.

¿Cómo no referirnos a Garret se refirió a AJAX (iniciales en inglés de Javascript y XML asíncrono), una fusión de varias técnicas de programación que ha dado fruto a pasos tan importantes en la red como el buscador Google Maps?

Sí, el servicio de mapas y fotografías por satélite en el que los paisajes que recorremos se van cargando y componiendo sobre la marcha al desplazarnos en una dirección concreta.

El gran reto es entender y aprovechar las potencialidades de esta tecnología, que por otra parte todavía no ha llegado masivamente a las empresas españolas pero que ya ha permitido volver a hablar de un resurgimiento de los negocios en Internet en EEUU.

Conocimiento global

Algún experto ha definido a Web 2.0 como una nueva forma de relacionarse en la Red; como la gran puerta al conocimiento e intercambio global en Internet. Este nuevo instrumento, que definirá un tipo de interrelación sin límites entre personas, organizaciones y comunidades, conllevará también un renacimiento del comercio electrónico.

Los grandes buscadores, con millones de usuarios, son un claro indicio de que se está desarrollando un importante negocio. Vivimos un momento extraordinario para que Internet protagonice otro boom, ya que existe la tecnología adecuada y los empresarios son ahora mucho más cautos que en 2001, cuando el crash.

Lo más probable es que las previsiones más optimistas terminen cumpliéndose, ya que existen las infraestructuras que lo permiten. Pero no hay que olvidar que persiste un riesgo cierto de que se produzca una nueva crisis como la de 2001 si las inversiones llegaran a caer en picado.

En este contexto, y en cuanto a España, ¿cómo pueden nuestras compañías garantizarse un futuro halagüeño? Fundamentalmente basándose en dos estrategia: capacidad de adaptación a los cambios e innovación.

Porque realmente estos son los únicos motores de competitividad de la empresa, por encima del control de costes, el control del negocio e incluso la captación de clientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios