BAQUIA

Worldcom esconde 3.900 millones de dólares en gastos

A la segunda teleco de larga distancia de Estados Unidos ya la estaba buscando las puertas traseras la SEC (Securities and Exchange Commision), organismo encargado de velar por la transparencia de las cuentas de las compañías cotizadas. Pero una auditoría interna ha encontrado suficiente basura entre los números de WorldCom como para ahorrarle trabajo a la SEC, e incluso poner en duda la continuidad de una de las empresas más prometedoras de la última década.

WorldCom ha reconocido que ha inflado su cash flow (flujo de caja) en más de 3.900 millones de dólares durante los cinco últimos trimestres, en lo que parece uno de los mayores casos de fraude contable registrados hasta la fecha, y eso que hay precedentes (Enron) fenomenales. El agujero daña las posibilidades de supervivencia de WorldCom y MCI, la compañía que adquirió en 1998 por 30.000 millones de dólares como guinda de una vorágine de adquisiciones que la coronaron entre las telecos.

La pifia contable puede ser el final de un largo camino cuesta abajo. WorldCom ya andaba sudando la gota gorda para refinanciar una deuda de 30.000 millones de dólares, su crédito mereció la calificación de bonos basura el mes pasado y su ha perdido un 94% de su valor bursátil este año (de los 115.300 millones de dólares que valía en junio de 1999 con sus acciones a 62 dólares, ha pasado a una capitalización bursátil de menos de un millón). Ayer sus títulos valían 0,83 dólares al cierre del Nasdaq tras caer un 8,79%, y es probable que el castigo prosiga durante la jornada de hoy.

La bancarrota planea sobre la teleco como casi única opción, según algunos analistas, camino que ya siguieron otras grandes empresas envueltas en escándalos financieros, como Global Crossing o Enron. Pero WorldCom peleará como gato panza arriba y confía en que, como ya anunció previamente, el despido de 17.000 empleados sirva para sanear sus cuentas. El año pasado WorldCom despidió a unos 9.000 empleados y el pasado marzo se deshizo de otros 3.700.

El resultado de esos casi 4.000 millones traspapelados es que los beneficios de 1.400 millones de dólares en 2001 y de 130 millones en el último trimestre se convierten en pérdidas, aunque la compañía todavía no ha especificado la cantidad. La primera medida ha sido el despido fulminante del director financiero (CFO) de WorldCom, Scott D. Sullivan, el ejecutivo que contribuyó a orquestar la estrategia financiera durante mediados y finales de los 90 y que condujo a Worldcom de la segunda división al estrellato. Además, ha aceptado la dimisión de David Myers, vicepresidente y supervisor financiero.

La SEC, que ya andaba indagando que se escondía detrás del espectacular crecimiento de la teleco y de los multimillonarios préstamos a sus directivos, ha declarado en un comunicado que la auditoría interna confirma \”irregularidades contables de una magnitud sin precedentes\”. Por su parte, la moribunda Arthur Andersen aseguro que el CFO de WorldCom no comunicó a la auditora las técnicas contables que ahora se investigan (WorldCom reemplazó a Arthur Andersenm por KMPG y ha pedido a esta última que revise las finanzas de la compañía en los últimos dos años).

Los inversores ya han dictado sentencia, pero queda por ver la reacción de los clientes de WorldCom ante tamañas irregularidades. Además de proveer a millones de hogares con telefonía de larga distancia a través de MCI, WorldCom vende sofisticados servicios de comunicación a muchas de las mayores compañías del mundo.

Más en Bloomberg y The New York Times


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios