BAQUIA

Xfera no se descongelará hasta que el UMTS esté maduro

Según informaron fuentes de la compañía a Europa Press, Xfera no va a hacer uso de su acuerdo de itinerancia con Vodafone, solución sugerida por el MCYT para pasar a prestar servicio con la tecnología actual. Por el contrario, esperará a que la oferta de terminales UMTS sea suficiente para acometer \”un lanzamiento comercial en condiciones\”. La compañía liderada por Antonio Cantón tampoco tiene planes de revender su espectro para recuperar parte de su inversión, como hará posible la próxima Ley General de las Telecomunicaciones.

La historia de Xfera es un ejemplo emblemático de los perjuicios causados por el retraso tecnológico del UMTS. En la primavera de 2000, el consorcio Xfera recibió la cuarta de las licencias concedidas por el Gobierno para prestar servicios telefónicos de telefonía de tercera generación, junto con Telefónica Móviles, Vodafone (entonces Airtel) y Amena.

Cuando llegaron los primeros retrasos en la disponibilidad de la nueva tecnología, la operadora se preparó para ofrecer en su lugar servicios GSM/GPRS, confiando para ello en obtener la autorización del Gobierno. Xfera esgrimía para obtener tal permiso el denominado \”principio de neutralidad tecnológica\”, que ya había sido aplicado en el caso de Telefónica Cable: si Xfera prestaba a sus clientes los servicios avanzados de datos para los que se le había concedido la licencia, no importaría que lo hiciera sobre una tecnología distinta.

Pero el caso no era comparable. El Gobierno, comprometido con las tres operadoras establecidas a no emitir nuevas licencias GSM, negó a la nueva operadora su propia porción de espectro para prestar servicios de segunda generación. Sólo le quedaba la posibilidad de utilizar sus acuerdos de itinerancia con el resto de operadoras, lo que la convertiría de hecho en un operador móvil virtual.

Descartada tal alternativa, los accionistas de Xfera decidieron congelar el proyecto a finales de 2001 y comprometerse con la tecnología de tercera generación, cuando llegara. El proceso supuso acometer un expediente de regulación de empleo y un programa de bajas incentivadas que concluirá cuando la operadora quede en unas cincuenta personas, para lo que podrían ser necesarios nuevos expedientes. Ahora, la clarificación de las condiciones para la compartición de infraestructuras, y una oferta suficientemente sólida de terminales, son las condiciones que posibilitarían a Xfera para salir definitivamente adelante.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios