BAQUIA

Y el periodismo se hizo digital

El sector de los medios está en la encrucijada. La crisis de Internet y la caída de la publicidad provoca recortes en las redacciones digitales bajo la excusa de que no son rentables. Razón no les falta. A la vez hay un éxodo masivo de lectores del papel al digital. Pero el imparable crecimiento de lectores online fomenta el darwinismo multimedia: el periodismo se ha hecho digital y las ventas de papel caen en picado.

La paradoja

Algunos de los principales grupos de medios en España despertaron a la carrera del periodismo digital de modo perezoso y tardío, pero no tardaron en darse cuenta de que no era una mera cuestión de adaptación a un nuevo medio, sino de subsistencia. A pesar de todo, las paradojas continúan. El hecho de no saber exactamente qué futuro depara a la Red, ni de cómo obtener rentabilidad de los medios online, trae de cabeza a gestores y editores, que son mucho más cautos a la hora de invertir en sus ediciones digitales; eso en el mejor de los casos, ya que la mayoría apuntan recortes.

La rentabilidad inmediata es más un desafío que hay que resolver a corto plazo que una moda. Lo más fácil es despedir, cerrar, reducir costes, pero puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Por contraposición, los editores ven desolados como muchos de sus lectores emigran del al papel al digital sin ningún pudor, o lo que es lo mismo: lectores que antes pagaban religiosamente el producto en el quiosco, ahora leen su periódico por nada, gratis.

O sea que, el digital gana protagonismo y no consigue alcanzar la rentabilidad inmediata, por lo que recorta gastos y presupuesto. Y el papel a su vez disminuye las ventas e intenta sin éxito, estrategias para no perder lectores que paguen como lo habían hecho hasta ahora. Campanas que llaman al cobro por contenidos suenan tímidas, pero ¿quién de todos ha de ser el que se atreva a poner ese cascabel al gato? Algunas de las principales voces del periodismo digital español aportan sus diversas perspectivas ante el problema.

La Red como medio

Internet se concibe por muchas personas como una herramienta de comunicación, pero el hecho de quedarse con una perspectiva tan limitada de la Red supone incurrir en un reduccionismo simplista. Esta nueva herramienta es además un modo de relación entre las personas que, a escala planetaria y a la velocidad de la luz, transporta todo aquello que sea susceptible de ser digitalizado. Y decir esto hoy en día, aunque pueda parecer una exaltación del medio, es mucho menos de lo que está por venir.

La realidad es que Internet ya está en todo el mundo, con mayor o menor presencia, y hoy en día nadie duda de su eficacia como medio de comunicación. En primer lugar, porque una de sus inherentes virtudes es precisamente esa: su enorme capacidad de poner en contacto a distintas personas, es decir, de comunicar, ya que las principales actividades que se hacen en la Red (uso del correo electrónico, charlas, foros de noticias o envío y consumo de información) se basan en el intercambio de datos. Pero en segundo lugar, y como medio de comunicación, Internet descubre diversas nuevas facetas que han cambiado y hacen cambiar cada día el concepto de periodismo.

Crisis, qué crisis

Si a la sobreabundancia de la información le añadimos que la competencia se ha multiplicado por un factor incalculable, obtenemos que la información periodística está sometida a una gran crisis –en el sentido de cambio– que afecta probablemente a su propia naturaleza. La mayoría de los nuevos periodistas o comunicadores del SXXI, basarán su trabajo en intentar dar sentido a la avalancha de información que aparece por doquier en lugar de contribuir a ella con nuevos datos, ya que, con Internet, cualquiera se ha convertido en potencial emisor, en potencial medio, en potencial fuente.

Pero este cambio desgraciadamente no ha sido lo que ha provocado los cierres de algunos de los más grandes ejemplos de revistas online como The Industry Standard o Upside, los despidos de Red Herring o Cnet, el cobro por contenidos de Salon, e incluso la desaparición de algunos clásicos que acompañaron a la Red desde sus inicios como Suck o Feed. El motivo ha sido la manifiesta imposibilidad de subsistir y costear el alto precio de una redacción digital sin obtener ingresos.

Publicidad Online

Sin duda uno de los factores que ha contribuido a agrandar la crisis del sector ha sido la caída de los ingresos por publicidad, uno de los principales pilares actuales de los medios tanto online como offline. La caída en el sector ha sido extrema.

Según un artículo de Patricia Fernández de Lis titulado \’Órdago de la publicidad online\’ publicado en El País Negocios: \”La inversión en España ha caído un 24,7% hasta septiembre, pero la publicidad en Internet funciona, insisten los expertos. El problema es la falta de estándares y que el medio ha caído antes de haberse levantado. Un 52% de los anunciantes españoles desconoce que existe\”.

Pero a pesar de la crisis los expertos avalan el valor de creación de marca de la publicidad online, aunque se replantean desde la efectividad de la publicidad hasta los sistemas de medición de la eficacia publicitaria –como la tasa de click through– e intentan vender como sea a costa de una publicidad agresiva, con formatos más grandes y con fuertes dosis de creatividad. El reportaje \”la nueva cara de la publicidad online\” conmina a la reflexión sobre si estos nuevos formatos son oportunismo o una necesidad vital de despertar de la somnolencia en que ha caído la publicidad en la Red. La cuestión es que la disminución de las ventas afecta considerablemente al papel, pero mucho más a Internet. ¿Estará la solución en las estrategias multiplataforma?

Desde la Universidad

Para Ramón Salaverría, reconocido experto internacional en Internet y director del Laboratorio Multimedia (MMLab) de la Universidad de Navarra, el problema de las empresas editoras es que han malgastado todo ese tiempo sin conseguir que sus respectivas ediciones impresas y digitales se conviertan en complementarias. \”Creo que esta situación de declive paulatino de las ventas empujará por fin a esas empresas a que se tomen en serio el desarrollo estrategias coordinadas entre los medios impresos y digitales, tanto en lo informativo como en lo comercial\”, opina el director del MMLab. (Más aquí)

Por su parte, María José Cantalapiedra, profesora de la Universidad del País Vasco y directora del Seminario de Periodismo Digital que se celebra anualmente en la UPV, afirma que \”el trasvase de lectores al medio digital es imparable; en la medida en que ofrezcan lo mismo, e incluso añadan valor, la Red posibilita incorporar nuevos recursos que los lectores cada vez demandan en mayor medida\”. (Más aquí)

Medios de comunicación en Internet: ¿salvar los muebles?

Para Paco Olivares, periodista digital y director de la La Caracola, revista de comunicación y nuevas tecnologías, los intentos por domesticar la información en Internet no están resultando muy positivos hasta el momento: \”los usuarios se resisten a pagar por algo que sale de Internet y sin embargo, cada vez acuden más a la Red a informarse en detrimento de los sistemas clásicos: prensa, radio y televisión. Pero Internet tiene todavía que definir su modelo empresarial y su lenguaje informativo\”. (Más aquí)

Próspero Morán, director y presentador del espacio \”Internet en Radio 5\”, considera por su parte que el problema ha sido intentar \’salvar los muebles\’. Para Morán, \”el cierre de los medios online que hemos conocido hasta ahora es inevitable en su mayoría, debido a que el modelo de negocio no se alejaba en absoluto del tradicional. Inicialmente se pretendió basar tan sólo en la publicidad y en la captación de atención. Y ahora se ha pretendido salvar los muebles con el pago por lectura, fórmula totalmente incompatible con las nuevas formas de consumo que ha impulsado la Red\”. (Más aquí)

Cobro por contenidos: ¿utopía o realidad?

\”Internet se ha mirado con las gafas de otros negocios, lo que ha contribuido a sobredimensionar la mayor parte de los proyectos digitales y, por tanto, a asfixiarlos. Muchos empresarios no han comprendido que tener un medio digital no tiene nada que ver con comprar una rotativa u obtener una licencia de televisión por cable\”. Esta es la opinión de Pedro de Alzaga, redactor de El País.es y buen conocedor del panorama de los medios online en España. (Más aquí)

Gumersindo Lafuente, director de El Mundo.es sabe de primera mano lo que implica \’cobrar por contenidos\’. No en vano El Mundo de la Tarde, periódico vespertino en PDF es la primera experiencia de información de pago en la Red, realizada desde un medio generalista español no especializado. Esto lleva al director del Mundo Digital a pensar que Internet está en plena crisis de crecimiento: \”es un medio con un potencial enorme, pero se han querido iniciar negocios y actividades para los que no estaba maduro\”. (Más aquí)

Así las cosas, los periódicos intentan iniciativas en busca del arca perdida con el fin de encontrar financiación para que sus redacciones digitales sean, además de innovadoras y competitivas, rentables. Rentabilidad. Palabra mágica que ahora suena en los oídos de todos los directores financieros. Según Maider Perea, responsable de contenidos de Digital Vasca: \”a la caída de la publicidad hay que sumar la pérdida de lectores de los medios impresos que se pasan a medios digitales, lo que probablemente llevará a la desaparición de los medios impresos, al menos tal y como los conocemos\”. (Más aquí)

¿Una competencia caníbal?

El consultor de Internet de Lavinia y columnista de La Vanguardia Digital, Ismael Nafría, opina que los medios \’sólo Internet\’ o pure players lo tienen realmente difícil por varias razones. \”Por un lado, el modelo publicitario que podría sustentarlos todavía no está maduro y los usuarios no están habituados a pagar por contenidos y siguen exigiendo productos gratuitos. Por otro, la competencia es excesiva y provoca una saturación en el mercado. Ningún medio puede permitirse el lujo de abandonar Internet cuando la audiencia online no para de crecer y el medio se está consolidando como complemento ideal al resto de medios.

Nafría coincide con Perea en que los medios online son más un complemento que una competencia para el resto de medios, y cree que es así como deberían ver la web las empresas de comunicación. Pero se muestra totalmente convencido de las enormes posibilidades publicitarias que se abren para los medios online, aunque reconoce que no habrá espacio para muchos. \”A medio y largo plazo\”, comenta el experto, \”creo más en un modelo basado en la publicidad que en las suscripciones. Los que tengan paciencia y entiendan de verdad el comportamiento de los usuarios de Internet tendrán mucho a ganar\”. (Más aquí)

El hábito no hace al consumidor

José Antonio Millán, comisario de la zona online de la exposición \’Periodismo, periodistas, de la Gazeta a la Red\’ (que actualmente puede contemplarse en el Museo de Historia de Barcelona), cree que \”en materia de consumos, casi todo es cuestión de hábitos, y los consumos de información no son la excepción. Los servicios de información que remiten por correo electrónico selecciones de noticias al lector final dan una cobertura informativa excelente. No diré que los usuarios de estas nuevas modalidades prescindan del todo de los periódicos, pero sí que juraría que permiten prescindir de la compra del segundo o tercer diario\”. (Más aquí)

Accionista e inversor de diversas compañías de medios, Luis Martín de Cabiedes reflexiona sobre la paradoja planteada, a la que considera un fenómeno habitual cuando se produce una discontinuidad tecnológica en la industria. Según Martín de Cabiedes, \”Internet ha demostrado la ineficacia que existía en la difusión de la información. No parece eficaz tener un proceso de recogida de información y edición totalmente digitalizados, para que al final, como decía Negroponte, esa información se convierta en tinta sobre árboles muertos que se meten en camiones para repartirse\”. (Más aquí)

En la Red no hay que estar, hay que ser

\”Las circunstancias del mercado, recesión en el negocio de la publicidad y falta de masa crítica de lectores dispuestos a pagar por una información de calidad, han producido los primeros quebrantos en los planteamientos empresariales de las publicaciones electrónicas\”. Así de claro lo tiene Txema Alegre, director de La Vanguardia Digital, al analizar el fenómeno de las puntocom, y continúa, \”pero no todo lo justifica la coyuntura del mercado. También el error de no saber estar y ser en la Red pueden explicar determinados fracasos o estancamientos de algunas publicaciones. En la Red no hay que estar, hay que Ser\”. (Más aquí)

Pero nadie tiene la fórmula mágica. Para José Cervera, fundador de Baquía y experto en Internet, \”la crisis de confianza en la Red está acabando con los medios nacidos a la vez Internet. Muchos, es cierto, eran proyectos claramente deficientes. Pero otros han conseguido productos válidos y valiosos, que ahora no se valoran por desconfianza. Los medios tradicionales nunca apostaron por, ni creyeron en, la Red. Invirtieron a regañadientes, poco y mal. Y ahora, que las cosas van mal, es lo primero que recortan\”. (Más aquí)

¿Digital o analógico? Rentable

\”En este momento la venta de periódicos ha disminuido por muchas razones. Y una de ellas es que es posible encontrar información gratuita por todos lados, ya que el ámbito de la información periodística gratuita es cada vez más grande. Hay más televisión, más radio, más periódicos gratuitos y más información en la Red. La prensa gratuita distribuye actualmente sólo entre Madrid y Barcelona más de 400.000 ejemplares\”, opina al respecto Luis Ángel Fernández Hermana. Y es que según el director de Enredando, \”se plantea una importante reestructuración en los modos y formas de producción de esa información\”. (Más aquí)

Fernando García es una de las personas fundamentales al hablar de periodismo digital en España. No en vano es el responsable de la puesta en marcha del Congreso Nacional de Periodismo Digital, que cada año reúne a los pesos pesados de la profesión. Lejos quedan ahora los tiempos en que el debate se centraba en si los periodistas debían ser analógicos o digitales. Afortunadamente esa discusión ha sido superada, pero desgraciadamente, en pos de una más ardua: la búsqueda de la rentabilidad.

Para García el problema no es que las ventas caigan por la migración de lectores de papel a digital, sino que \”los medios digitales no son rentables y las empresas no esperan ni un minuto más, y toman medidas basadas en la cuenta de explotación. Y hay que reconocer que, por el momento, la prensa digital no ha encontrado el camino de los beneficios\”. En el III Congreso de Periodismo Digital han tenido especial interés en contar con la voz de los periódicos gratuitos al pensar que ese modelo de prensa es lo más parecido a Internet, \”donde la fórmula de cobrar por los contenidos tampoco funciona y, además, seguirá sin funcionar\”. (Más aquí)

Y se hizo digital

Para terminar, una voz de lujo. Al menos así definen a Steven S. Ross, profesor de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York y uno de los principales gurús del periodismo digital, en una entrevista de El Navegante. El profesor ha estado en España presentando los resultados de su último estudio sobre el proceso de conversión del periodismo al entorno digital.

Ross coincide en que \”los periódicos se han estancado, Internet se dispara pero no se consolida y la publicidad cae en picado\”. Tras estas premisas, Ross afirma que \”en 25 años no habrá diarios por razones medioambientales, pero sí habrá empresas informativas, la distribución se hará por Internet para abaratar costes y los periodistas llevarán unas gafas que serán el equipo básico del redactor con cámara, micrófono y transmisor\”. Ahí es nada.

El experto americano advirtió del peligro que supone decidir los contenidos en función de los criterios subjetivos de los lectores, ya que si se mantienen sólo las secciones más demandadas, se puede perder la perspectiva global del tema a tratar. Respecto al uso de Internet por los periodistas españoles, expuso que tan sólo el 15% de las ediciones digitales trabaja de forma independiente a la redacción impresa.

Pues tomen buena nota empresarios, grupos de medios y periodistas: el periodismo ya es digital. Se han superado los primeros desafíos que provocaban dudas sobre si la convergencia de la profesión al digital merecía flores o calabazas. Y no es una película futurista. Internet ya es el presente y mañana, no estar en la Red, implicará no estar. Cada cual saque sus propias conclusiones.


La opinión de:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios