Ya puede comprar el móvil de Google liberado… si sabe programar

España siempre ha estado a la cola en lo que a múltiples tecnologías y servicios se refiere. Y si no, que se lo pregunten a los usuarios de telefonía móvil. Es curioso observar como en España los móviles vienen asociados a una compañía cuando en la mayoría de países vienen liberados de antemano. E incluso si conseguimos aquí un móvil liberado, será a un precio exageradamente superior al que tendría si su uso estuviese limitado a una compañía concreta.

El asunto se vuelve aún más grave ahora que los teléfonos ofrecen unas prestaciones muy superiores y cambiamos de teléfono cada poco para poseer lo último en tecnología. Todavía recordamos la dura batalla que se libró por el iPhone, que finalmente se casó con Movistar. Parecía que poseer un móvil de última generación liberado era poco menos que una utopía.

Sin embargo, parece que esta posibilidad está ahora más cerca. Y es que Google ha puesto a la venta su G1 totalmente liberado, que funcionará con cualquier tarjeta SIM. Sin embargo, esta oferta tiene una letra: aquellos que compren el G1 deberán tener amplios conocimientos informáticos, ya que Google pone a la venta el Android Dev Phone 1 sin sistema operativo, con lo que todo aquel que quiera hacerlo funcionar tendrá que desarrollar su propio software en el teléfono.

Esto, sin duda, constituye un obstáculo altamente excluyente que deja al usuario medio aún muy lejos de poder usar el G1. Cierto es que un programador se podría dedicar a comprar varios teléfonos, desarrollarlos y venderlos, pero Google ha limitado la venta a un teléfono por comprador y a éste le pide que antes de la compra se dé de alta como desarrollador, con lo que el hackeo se torna un poco más difícil.

Otro de los posibles aspectos negativos del G1 liberado es su precio: 399 dólares, una cantidad muy superior a los 179 dólares que cuesta mediante contrato por dos años con T-Mobile. Además, los gastos de envío rondan los 170 dólares, con lo que el gasto total es cercano a los 570 dólares, un precio muy alto y, sobre todo, extremadamente alejado del precio con contrato. Sin duda, un capricho que sólo podrá estar a la altura de aquellos para los que el G1 suponga un verdadero reto a la hora de desarrollar un sistema operativo y un software específico para un teléfono móvil.

HTC, la compañía taiwanesa que se encarga de la fabricación del G1, ha declarado que antes de final de año esperan haber vendido un millón de teléfonos entre los liberados y los no liberados. Habrá que ver cuánta gente se anima al final a comprar este G1 liberado y cuál es el perfil del comprador. Por lo pronto, parece que disfrutar de un buen móvil libre de los compromisos con las compañías telefónicas se plantea como un objetivo muy lejano.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios