BAQUIA

Yelp, acusada de extorsión y fraude

Yelp es un servicio bastante extendido en los EEUU, con más de 25 millones de usuarios al mes. Se trata de un buscador y guía 2.0 de restaurantes y otros establecimientos comerciales, que los usuarios comentan y valoran con sus opiniones.

Ahora Yelp se encuentra en una situación un tanto comprometida, después de que nueve empresas hayan presentado una demanda conjunta contra ella por supuestas prácticas de extorsión y fraude.

Por ejemplo, la dueña del restaurante Scion, en Washington DC, denunció haber recibido una llamada del departamento comercial de Yelp, en la que le explicaron que si se anunciaba en la web las críticas negativas se ocultarían en el fondo de su página, y las positivas aparecerían en lugar destacado.

Otra forma de extorsión es la que denuncia el D’ames Day Spa de San Diego. Como no compraron un espacio publicitario en Yelp, la web borró trece de las catorce críticas positivas que acumulaba el spa. También una panadería de Chicago y un hospital veterinario de California denuncian técnicas similares.

Según el abogado Jared H. Beck, que representa a los nueve demandantes, las prácticas de Yelp son extorsionadoras y especialmente dañinas para pequeños negocios, muy vulnerables a las opiniones colgadas en la web.

La empresa se defiende de estas acusaciones alegando que provienen de la confusión generada en torno al funcionamiento de su sistema de filtros para proteger a los consumidores de críticas falsas o malintencionadas.

Después de que la demanda se presentara hace unas semanas, el CEO de Yelp, Jeremy Stoppelman, escribió un post en el blog oficial en el que afirmaba que las acusaciones son infundadas, no sólo por ser falsas, sino porque ignoran la evidencia empírica en favor de teorías conspiratorias.

Stoppelman tampoco deja de mencionar que la reciente ronda de financiación de Yelp es un excelente reclamo para atraer la atención de abogados y demandantes, y por eso no le sorprende esta demanda ni espera que sea la última.

En el caso del mencionado spa de San Diego, por ejemplo, las críticas favorables se borraron porque habían sido introducidas por la propia empresa.”Si un negocio puede conseguir la máxima valoración pidiendo notas de cinco estrellas a sus amigos, familiares y clientes, ¿qué utilidad tendría esa web?”, se pregunta Stoppelman.

Lo que no cabe duda, como demuestra el análisis de Silicon Allley Insider, es que las compañías que se anuncian en Yelp tienen un trato preferente sobre las que no la hacen. ¿Tanto com para hablar de extorsión? Eso le corresponderá a un juez decidirlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios