BAQUIA

Yo te prohíbo, tú me prohíbes, él me libera…

La llegada de nuevos formatos comunicativos acaba acarreando una especie de fiebre por “poner orden”; esto es, por regular un nuevo espacio en el que las normas no van más allá de las que rija el sentido común de cada uno de los componentes de esa comunidad. Desde la aparición en internet, casi todos los políticos, con mayor o menor fortuna, han hablado de “regular” internet como una necesidad que antes o después habrá que abordar. Y en ese terreno polémico nos encontramos.

En el objetivo de la polémica ahora está China. Y es que el Ministerio de Industria y de Tecnología chino lleva varios meses sopesando (y anunciando) la opción de instalar un software que bloquearía algunos contenidos en internet considerados perjudiciales. Así, este software actuaría a modo de filtro para evitar que los ciudadanos accediesen a contenidos -entre otros- pornográficos independientemente de su edad. Pero como casi todo lo que rodea a China, esta medida ha creado una gran polémica a nivel internacional ante las sospechas de censura.

Dadas las lanzas críticas que han llegado hasta el Gobierno chino, éste ha anunciado que la instalación del filtro será finalmente voluntaria, pudiendo no instalarlo quien no lo desee. Con esta medida se intenta hacer ver el filtro como una medida verdaderamente necesaria y útil y no como una forma de censura de contenidos a través de la Red.

Estados Unidos, al acecho
Sin embargo, no son pocos los que parecen decididos a plantarle cara al Gobierno chino sin atender a sus posibles razones. Es el caso de Estados Unidos, que en las últimas semanas está probando una nueva tecnología que, en principio, ayudaría a que los usuarios de internet esquivasen todo tipo de filtros que les hayan sido impuestos. Por el momento, Estados Unidos está probando este software en China e Irán, ya que éste último también ha sido objeto de controversia tras el frustrado intento de controlar las publicaciones caídas en torno a las últimas elecciones en el país.

El sistema, denominado FOE por su significado en inglés (feed over e-mail, alimentación a través del correo electrónico) entrega noticias, podcasts y datos a través de una tecnología web que evade los protocolos de detección en los regímenes restrictivos. Las noticias llegan a través del correo electrónico, en cualquier cuenta operada por Google, Microsoft y Yahoo.

Con este tipo de medidas se pretende eliminar (o al menos minimizar) el efecto de posibles censuras en internet, algo que muchos usuarios agradecen a pesar de que miles de desarrolladores en todo el mundo ya estuviesen un software similar para echarles una mano a los colegas chinos. Habrá que dejar pasar el tiempo para ver quién desaparece y quién permanece.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios