BAQUIA

Zarpazo judicial a las redes P2P en EEUU

El Tribunal Supremo de EEUU ha decidido por unanimidad que se puede responsabilizar a las redes de intercambio de archivos en Internet cuando sus usuarios copien música, películas y otras obras sin permiso. Los jueces desestimaron un fallo de un tribunal de apelaciones que indicaba que estas redes no pueden ser responsabilizadas por las violaciones de los derechos de propiedad intelectual.

\”Sostenemos que el que distribuya un producto con el objetivo de promover su uso para quebrantar los derechos de propiedad intelectual es responsable de los actos resultantes de violaciones cometidas por terceras partes\”, escribió el juez David Souter.

El Supremo estadounidense ha hecho así oídos sordos a las advertencias de que las querellas legales frenarán las ventas de reproductores MP3 o del iPod. De todas aquellas novedades tecnológicas que han inundado el mercado en los últimos tiempos. Ahora el caso pasará a los tribunales inferiores, que en el pasado dictaminaron a favor de servicios para compartir archivos, como Grokster y StreamCast Networks.

Lo que debatió el Supremo fue si los servicios para compartir archivos debían ser considerados responsables del comportamiento que millones de usuarios de Internet sobre los que no tienen control hacen de un programa informático que ellos distribuyen gratis. Los jueces dijeron que existen suficientes pruebas de intenciones ilícitas como para que el caso vaya a juicio. \”El comportamiento reprobable de los servicios para compartir archivos no debería obtener carta blanca\”, indicaron los magistrados.

Según la industria discográfica, hasta el 90% de las canciones y películas que se copian en los servicios para compartir archivos se bajan de Internet de forma ilegal. El sector discográfico y los productores de películas reclaman protección legal ante las pérdidas millonarias que les originan este tipo de servicios. Seguramente también querrán cargarse el DVD, al parecer el gran responsable de que las salas de cine se estén llenando… de telarañas. Respecto a la música, está archidemostrado que quienes intercambian archivos no dejan de comprar CD. Es más, muchas veces es una motivación para adquirir música.

Por su parte, las compañías tendrían que pagar millones de dólares a los artistas si un tribunal dictaminara que impulsan la bajada de archivos de Internet de forma ilegal, si bien los expertos opinan que esto no se va a producir mañana.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios