BAQUIA

ZP: Zapatazo Preventivo

Según recoge la revista iWorld citando una información aparecida en El Semanal Digital, nuestro flamante Presidente de Gobierno le tiene fobia a la prensa digital. Al parece, el asunto viene de cuando ZP se encontraba todavía en la oposición: entonces algunos medios independientes criticaron al secretario general del PSOE, quien se sintió dolido por estas voces discordantes. Una vez ocupado el despacho presidencial de Moncloa, Zapatero ha decidido personalmente excluir a los medios independientes de las campañas de publicidad institucional.

En realidad, el envite parece estar dirigido únicamente contra los medios conocidos como \”confidenciales\”, aquellas publicaciones online que tienen por costumbre hacerse eco de noticias y rumores que difunden sin previamente haber contrastado su falsedad o veracidad.

Según afirma de nuevo El Semanal Digital en su edición de hoy, el \”estrangulamiento publicitario\” al que se quiere someter a los medios independientes cuenta con el respaldo de Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, y de AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles), presidida por Juan Luis Cebrián.

Por su parte, el diario El Mundo difundía en su edición de ayer un editorial con el título ¿Quién financia la basura en Internet?, donde se alineaba con la postura del Gobierno y atacaba a la mayoría de los medios digitales. Entre otras cosas, se afirmaba que \”no es mala idea que las administraciones públicas se comprometan a no aportar ni un euro a aquellos portales que no garanticen la legalidad de sus contenidos, tal y como ha propuesto Ros\”.

No es de extrañar que nuestra Sociedad de la Información marche acorde con este estado de prevención que parece sentir nuestro primer mandatario por los que utilizan la Red para expresar libremente sus ideas o razonamientos, sin pedir previamente permiso. Lo que está claro es que en el actual repunte de la publicidad online el Gobierno brilla por su ausencia. Esta información nos explica bien el por qué. Si tenemos políticos alérgicos a que cualquier ciudadano (o ciudadana, como aquéllos gustan de decir) pueda ponerles a caer de un burro sin necesidad de registrar su intención en sitio alguno, parece evidente que los políticos están lejos de entender lo que significa Internet, un entorno de conversaciones sin límites y cortapisas como nuevo medio de comunicación de todos hacia todos.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios