BAQUIA

Así fue el engaño de Volkswagen

14282586459_c0eb82b6ea_k.jpg

El caso #dieselgate ha revolucionado durante la semana el mundo del motor y de las finanzas durante esta semana. Volkswagen acabó reconociendo un engaño que no solo le ha costado (o le va a costar) muchos miles de euros, sino que la confianza de los clientes en la que parecía una de las marcas de la industria del automóvil más sólida ha disminuido hasta llegar al mínimo.

En resumen, Volkswagen utilizó un software que alteraba los resultados de las emisiones de los vehículos. Lo que no solo es ilegal, sino que además puede suponer una amenaza a la salud pública. La compañía ha reconocido haber falsificado los datos de más de 11 millones de coches en todo el mundo. Posiblemente es el mayor escándalo de los últimos años en el mundo empresarial.

Seguro que muchos de los lectores os estaréis preguntando cómo llegó la marca a realizar el engaño. El diario El Confidencial ha mantenido una conversación con un perito industrial del sector, que responde al nombre de Rubén F., y ha explicado el funcionamiento: \”Consiste en conectar el sistema de navegación del coche con la unidad de mando del motor. Cuando el sistema reconoce que el coche no está en carretera, sino en un banco de pruebas, se activa un programa que reduce las prestaciones del motor reduciéndose así las emisiones contaminantes\”.

Volkswagen utilizaba esta trampa en los bancos de prueba para conseguir que las mediciones contaminantes se situaran muy por debajo de las que realmente producían los vehículos. Según la EPA, la Agencia de Protección Medioambiental, el número era entre 10 y 40 veces menor que el real.

Los motivos por los que el fabricante utilizada el engaño no han sido hecho públicos, aunque el propio Rubén señala en el diario que probablemente sean simplemente económicos. Entre los modelos de automóviles afectados se encuentran el Golf TDI (fabricados entre el 2009 y 2015), el Jetta, Beetle, Audi A3 y los Passat del 2014 y del 2015.

La firma ya ha iniciado los preparativos para eliminar el problema en todos los automóviles afectados. El cliente tendrá que esperar la llamada del fabricante para concertar una cita para la sustitución del software. Los costes de la reparación serán asumidos por la propia marca, como no podía ser de otra manera.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios