BAQUIA

Reputación online y ciberseguridad para empresarios

A propósito de la guía de Ciberseguridad en la identidad digital y la reputación online, publicada recientemente por INCIBE,  el siguiente artículo pretende hacer un acercamiento a los conceptos allí abordados, que son fuente de primera mano para las compañías presentes en el mundo virtual.

reputacion-online

 

Las empresas tienen una identidad corporativa que las diferencia de las demás. Esta es una realidad que se traslada también al mundo digital, en donde existen factores que las afectan, porque se trata de un medio en donde diferentes actores, como empleados, clientes, competencia y críticos, juegan un papel importante en la forma en la que es percibida una compañía, y en consecuencia, en cuál es su reputación online. Es por esto que se habla no solo de identidad corporativa, sino de una identidad digital corporativa que requiere una estrategia clara y que se rige por la inmediatez, visibilidad, credibilidad, influencia y permanencia de la información, en medios como Internet, correo electrónico o redes sociales.

La reputación online, por su parte, es una medida de la opinión que ofrece la marca en el mundo digital, y está formada por valores como: actualidad, relevancia, confianza, credibilidad, seguridad, respeto, transparencia y honestidad. En este sentido, las redes sociales son un perfecto termómetro para que las empresas puedan medir su reputación en la red.

RIESGOS EN LA GESTIÓN DE LA IDENTIDAD CORPORATIVA DIGITAL Y EN LA REPUTACIÓN ONLINE

Las dificultades aparecen cuando hay tanta información disponible de una compañía, desde diferentes fuentes que no son oficiales, y no siempre de forma veraz y bienintencionada, lo que significa un riesgo inminente contra la integridad de una empresa, al afectar la forma en la que esta es percibida, y de esta forma, su reputación online. Estos son algunos de esos riesgos:

Suplantación de Identidad

La suplantación de identidad de la empresa en Internet es la usurpación de los perfiles corporativos por terceros malintencionados, actuando en su nombre. Dentro de este riesgo se contempla la creación o el acceso no autorizado al perfil de una empresa o entidad en un medio social y la utilización del mismo como si se tratara de la organización suplantada. Los atacantes crean perfiles falsos con varios propósitos, destacando el robo de información sensible de los usuarios de la empresa suplantada para la comisión de fraude online.

Riesgo abusivo de nombre de dominio

La amenaza se produce cuando terceros malintencionados registran uno o varios nombres de dominio que coinciden con la marca de la empresa, impidiendo a esta última utilizar dichas denominaciones en su negocio. Este ataque, conocido como cybersquatting, también puede producirse si la empresa se olvida de renovar el nombre de dominio, o si aparece una nueva extensión TLD2 (como «.info» o «.eu») y el propietario de la marca no realiza el correspondiente registro.

Ataque de denegación de servicio

El objetivo de un ataque de denegación de servicio distribuido, o ataque DDoS, consiste un conjunto de técnicas que tienen por objetivo dejar un servidor inoperativo, hablando en términos de seguridad informática.

Como consecuencia, la página web empresarial deja de funcionar, acarreándole un perjuicio a la identidad digital (la manifestación del negocio en la Red deja de existir) y a la reputación online, puesto que el hecho de ser atacada proyecta una imagen de vulnerabilidad frente al público, junto con la falta de operatividad que se provoca.

Fuga de información

En este caso, la buena imagen y el prestigio de una entidad puede verse comprometida por la publicación en internet de información sensible y/o confidencial (como por ejemplo, datos personales de trabajadores y clientes, datos bancarios, informaciones estratégicas de la organización, etc.).

Publicaciones por terceros de informaciones negativas

Cuando el sentimiento generado en el público es negativo, las posibilidades de que ese flujo se intensifique aumentan. En este sentido, existen usuarios que se dedican a avivar el sentimiento negativo hacia otros usuarios o empresas, utilizando, si es necesario, fórmulas molestas como las burlas, los insultos o las interrupciones en la conversación.

Utilización no consentida de derechos de propiedad industrial

Se refleja el riesgo para la identidad y reputación de una empresa asociado con el uso por terceros no autorizados de los derechos de propiedad industrial. Entre estos derechos están las invenciones, los diseños industriales y los signos distintivos registrados (el nombre comercial y la marca).

QUÉ PUEDEN HACER LAS COMPAÑÍAS QUE SEAN VÍCTIMAS DE ALGUNO DE ESTOS ATAQUES

La empresa que haya visto dañada su reputación online tiene a su disposición una serie de herramientas que la legislación española contempla para que su imagen se vea reparada. Para profundizar en el marco legal se puede ampliar la información en la guía de Ciberseguridad en la identidad digital y la reputación online del Instituto Nacional de Ciberseguridad.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios