BAQUIA

Los coches conectados contra la privacidad de los conductores

Nadie en su sano juicio puede dudar de los beneficios que en el futuro tendrán los coches conectados entre ellos a través del internet de las cosas. La comunicación entre nuestros vehículos evitarán, o eso esperamos, los desastrosos viajes en las carreteras, ya sea evitando accidentes o los atascos diarios.

Los coches conectados contra la privacidad

Sin embargo, según podemos leer en Wired, un reciente estudio lo ve de una forma distinta. No niega la utilidad que pueda tener este tipo de conexión, sin embargo, afirma que así será mucho más sencillo espiar a los conductores: conocer la localización exacta, hackear el vehículo e incluso, en plan conspiración, que el gobierno o las empresas privadas sepan lo que ocurre dentro del habitáculo de nuestros medios de locomoción.

El estudio, realizado por dos prestigiosas universidades europeas, sitas en Twente (Holanda) y Ulm (Alemania), además demuestra cómo piratear la señal de un coche con tan solo unos módulos y antenas de radio. El principal problema es que lo necesario para poder interceptar las señales de los vehículos apenas cuesta unos miles de dólares, lo que podría estar al alcance de casi cualquiera.

La privacidad es una de las barreras que se encuentran las compañías a la hora de implementar el internet de las cosas en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana. Una utilidad tan esencial como puede ser la seguridad en la carretera se ve torpedeada por aquellos que buscan hacer daño permanentemente por simple diversión, siempre dejando un poco de lado el tema de las conspiraciones gubernamentales que se citan en el informe. Cualquiera podría piratear la señal y provocar un accidente, por lo que la seguridad en el internet de las cosas se torna en algo fundamental.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios