BAQUIA

Microsoft no informó a sus partners del Surface Book

surface-book.jpg

Hasta la semana pasada, Microsoft no había anunciado nunca un portátil fabricado por ellos mismos. Los de Redmond eran únicamente suministradores de software, y se asocia con otros fabricantes para lanzar al mercado productos con Windows 10 instalado (o con los anteriores sistemas operativos).

Sin embargo, con el cambio de modelo en el negocio de Microsoft, en el que Windows 10 se torna fundamental, la compañía quiso dar un giro de timón y fabricar su primer portátil, el Surface Book, que nace para competir directamente con el Macbook Pro, pero que no ha sentado nada bien a los fabricantes asociados con Microsoft, los partners de la compañía.

Fabricantes como Asus, HP o Dell ven con recelo la salida de este nuevo terminal, máxime cuando ellos eran los únicos que hasta ahora salían al mercado con Windows instalado. Microsoft intenta calmar los ánimos, puesto que ha recordado que tan solo es una línea de producto más y no supondrá competencia con los ordenadores lanzados por las demás compañías.

Los partners, al contrario del pensamiento de Microsoft, sí se ven amenazados por la llegada del Surface Book, puesto que se trata de un dispositivo con Windows 10 que ocupará parte del mercado. Jugar limpio es fundamental, y Microsoft no parece haberlo hecho con sus asociados. Ni siquiera les había informado sobre la llegada del nuevo Surface portátil, y su presentación pilló por sorpresa a los fabricantes, como ha confirmado la propia Asus. Si Microsoft quiere llegar al objetivo de mil millones de copias de Windows 10 en ordenadores de todo el mundo, más le valdría no enfadar a aquellas compañías que pondrán en el mercado portátiles con su sistema operativo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios