BAQUIA

Telefónica lanza su servicio global de conectividad IoT 4G-LTE

Esta tecnología responderá a las nuevas exigencias de los clientes del Internet de las Cosas (IoT) para los segmentos de uso elevado de datos y de los de uso reducido de energía/datos.

Conectividad IoT - Telefónica

Imagen: Espacio Telefónica

La unidad de negocio IoT de Telefónica ha incorporado recientemente un servicio global de conectividad IoT ‘SIM 4G-LTE’ a su solución Smart m2m, la plataforma de Telefónica basada en la web para la conectividad, la gestión y el control de las comunicaciones IoT y que cuenta ya con más de 1.000 clientes en todo el mundo.

Smart M2M Solution, es la plataforma de Telefónica para la conexión, la gestión y el control de las comunicaciones M2M (máquina a máquina), desde coches a electrónica de consumo, todo ello conectado a través de tarjetas SIM. Desarrollada por los equipos de I+D de la multinacional de telecomunicaciones española, incorpora funciones como el control en tiempo real del tipo de tráfico, volumen y consumo actual, la supervisión técnica de las líneas (mapas de dispositivos conectados, diagnósticos avanzados) y la localización. También ofrece opciones avanzadas de lucha contra el fraude, incluidas la capacidad de restringir las comunicaciones entre una lista de dispositivos o la posibilidad de establecer límites de tráfico.

Tecnología LTE

Los clientes y las soluciones de IoT están empezando a requerir soluciones de gestión de conectividad IoT basadas en LTE para dos tipos de usos. Por un lado, el uso orientado al ancho de banda elevado; y por otro, el de las comunicaciones máquina a máquina de baja potencia y uso reducido de datos.

La tecnología LTE (siglas en inglés correspondientes a Evolución a Largo Plazo –Long Term Evolution–) fue diseñada originalmente para servicios de banda ancha de altas tasas de transmisión de datos, donde es posible encontrar aplicaciones del ámbito del Internet de las Cosas (Internet Of Things), como los servicios de información y entretenimiento de los coches.

Sin embargo, los estándares se están adaptando para que LTE sea la referencia también para escenarios de usos finales reducidos, que admitirán aplicaciones existentes de baja potencia y datos en el ámbito del IoT, y permitirán nuevos tipos de uso en el futuro.

En este sentido, 3GPP ha definido LTE-M para comunicaciones de máquina, incluyendo ancho de banda reducido, potencia máxima de transmisión más baja y soporte reducido para la transmisión de enlace descendente. Esto permite una reducción significativa de costes que permitirá soluciones competitivas desde el punto de vista de los ingresos medios por usuario (ARPU).

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios