BAQUIA

Álvarez-Pallete, el espíritu startup de Telefónica

Siempre he tenido una debilidad por Telefónica, trabajé allí hace algo más de 25 años y, desde mi perspectiva de entonces, la empresa se iba a pique, convertida en un ministerio que a los clientes denominaba abonados. César Alierta ha sido un gran presidente y ha conseguido algo que yo nunca creí posible, mantener el talento excelente de ejecutivos como José María, dándoles la capacidad para pensar diferente y actuar en consecuencia.

Conocí a José María Alvarez-Pallete en las redes sociales. Me había hablado de él el responsable de WAYRA, Gonzalo Martín-Villa y, después de buscarle en la red, le di al botón de seguir en Twitter. Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que él ya me seguía a mí. No es habitual que alguien que es ya consejero delegado de una empresa del IBEX siga a una persona que, aunque conocido en Internet, no es nadie en el mundo oficial de las grandes empresas.

A lo largo de meses primero, y un par de años después, hemos intercambiado algunos tuits sobre materias de todo tipo relacionadas con Internet o Telefónica. Su hobby preferido, el maratón, me es menos conocido. Un día quise conocerle en persona. Lo que denominamos “desvirtualizar”. Para mi sorpresa me atendió enseguida y quedamos a la vuelta de uno de sus múltiples viajes a Latinoamérica. Esperaba unos minutos nada más, dado su tipo de trabajo extenuante y constante. ¡Nada más lejos! Me atendió, me hizo preguntas de todo tipo y, al final, me explicó durante más de media hora su visión sobre Telefónica.

Me dejó fascinado. Era como un emprendedor hablando de su proyecto.

Ojos encendidos, sonrisa confidente y una gran humildad a favor de todo su equipo. Algo que es más común en pequeñas start-ups que se quieren comer el mundo que en una multinacional con docenas de miles de empleados en varios países.

En realidad, le conocí por WAYRA. Desde su inicio me pidieron echar una mano allí, cosa que hice con cariño de exTelefónico, encantado de poder ayudar a una empresa que siempre he tenido gratamente en la memoria, a dar un salto a lo que muchos creían que iba a ser al vacío.

Gonzalo hablaba con veneración de José María, atestiguaba que era su idea y siempre había sido su pasión. Me llamó la atención que alguien tan pendiente de la cuenta de resultados, fuera innovador, arriesgado y tenaz en un ámbito tan alejado de una gran empresa como son las startup.

WAYRA es un éxito sin paliativos. Por lo que significado en el mercado de la innovación empresarial, el cambio de actitud en la propia Telefónica y, sobre todo, en la percepción que de esta tienen los jóvenes emprendedores que son los empresarios del mañana.

Telefónica sigue teniéndolo difícil pero es hoy una empresa mucho más moderna que la que yo conocí. Ha aprendido a centrarse en el cliente y, a pesar de sus múltiples retos, ha sabido diversificar y, cada día más, aprovechar la fuerza de su acceso a más de 320 millones de clientes en todo el mundo.

Coincido con César Alierta, José María es el mejor preparado para una época en la que hay que dar respuesta inmediata a los cambios diarios del mercado. Nadie como él “escucha” lo que sucede en el mundo y toma decisiones importantes en horas en vez de en meses.

Desde aquí mis mejores deseos para él, estoy seguro de que será una gran carrera hacia el liderazgo en nuevos sectores para Telefónica. Falta le hace a España.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios