Bancos 99,99% online

Disculpas, hasta tres veces en el texto y comprensión pide la Directora General de ING DIRECT, Almudena Román, en su correo a los clientes tras los problemas de la entidad durante casi 24 horas.

Debe ser la primera vez que me escribe tan alto cargo de un banco, así que el problema ha debido ser bastante importante, aunque me ha sabido a muy poco sus explicaciones, unidas a las del departamento de comunicación en redes y otros soportes, para satisfacer mi curiosidad. ¿Cuál ha sido el problema real?

Esta falta de comunicación no hace más que generar especulaciones, en todas sus versiones, sobre la sucedido durante esas 24 horas de falta de servicio. La primera especulación siempre irá dirigida a la seguridad: ¿ha recibido un ciberataque? Bastante improbable, que no imposible.

También se comentó en algún soporte que: “Ha habido un incidente con una plataforma de un tercero que nos ofrece soporte”. Lo que me genera cierta inseguridad y desconcierto, pensar que los sistemas del banco pueden verse afectados de manera grave, con una caída total del servicio, por una plataforma que no controlan.

Tampoco esperaba un mail explicando que “había fallado un módulo de autenticación del backend que no permitía mantener las sesiones de usuario”, o similar, por parte de la directora.

En mi opinión, sin conocer los entresijos de la casa, el problema ha sido un cúmulo de errores encadenados procedentes de una sobrecarga en los gestores de bases de datos, donde sí es posible que afectara parcialmente alguna plataforma de terceros junto con alguna actualización reciente y poco probada, coincidiendo con el final de mes, días donde más proceso transaccional puede tener una entidad financiera. Versión que justificaría la falta de servicio desde cualquier soporte, incluyendo el telefónico, como anunciaban los clientes.

Todavía no sabemos qué impacto ha tenido en el banco, desde pérdida de clientes hasta posibles responsabilidades; pero la indignación por parte de muchos de los clientes ha sido grande, aunque no recuerdo nada parecido en más de quince años utilizando sus servicios. Claro, tampoco vivíamos en el boom de la redes sociales y casi no nos hubiéramos enterado si hubiera ocurrido.

Este episodio, que no será el primero ni el último en banca online, nos recuerda que los proyectos en internet nunca son 100% fiables y seguros, aunque me duela decirlo porque vivo de ello, así que nos quedaremos con un KPI del 99,99% como cifra objetivo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios