BAQUIA

El futuro es Big Data, pero no sabemos cómo

Big Data y analítica son estrategias imprescindibles de las empresas, de todas las empresas, no sólo las 100 % internet, sino de cualquier empresa que opera digitalmente, con tecnología, y que son conocedoras de que su futuro pasa por tomar acciones de gestión y explotación relacionadas con ingentes cantidades de información que ayuden a la toma de decisiones.

Estamos en una era cada vez más competitiva y la mejora a través del Big Data se hace indispensable: conocimiento del cliente, conocimiento de los procesos, mejoras en los procesos, disminución de costes, mejora del producto y el entorno de compra, etc.

El enfoque es el problema, no basta con obtener los datos, nos falta el enfoque para saber qué y cómo obtener, y qué hacer con ellos para beneficio de la empresa.

El primer reto es la obtención de datos, proceso que lleva muchos años entre nosotros, y que ya desempeñamos ligeramente desde la analítica más común, a la más sofisticada, pero, ¿son todos los datos que podemos obtener? ¿Sabemos qué datos obtener? ¿Tenemos capacidad técnica de almacenar y gestionar todos esos datos? ¿Tenemos al personal cualificado para trabajarlos? ¿Podemos compartir esos datos con la competencia? ¿Podemos comprar datos? Hasta aquí han llegado muchos y su resultado es más que válido para ellos.

El segundo, de atribución de responsabilidades, ¿es una estrategia TI o es una estrategia de marketing o es de negocio? ¿Está implicada toda la compañía o sólo un departamento? ¿Cuál es la apuesta de la compañía? ¿Se está impulsando desde dentro la adopción de las herramientas tecnológicas necesarias?

El tercero, y problemático, es qué hacer con esos datos. Para ello se requiere de capacidad de análisis, de estructurar las cadenas de información y de tener una visión lo más panorámica posible del conjunto para sacar conclusiones y determinar acciones de negocio a emprender, acciones de retransformación digital de los procesos, de los productos o de la compañía. Aquí no hemos llegado, es donde tenemos que llegar, antes de volver a empezar a obtener nuevos datos.

Así que seguimos en bucle, sabemos que el futuro debe estar ahí, pero no avanzamos o lo hacemos tímidamente, con pruebas y pequeños proyectos, sin creernos de verdad el futuro del Big Data: cómo explotarlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios