BAQUIA

La IA puede superarnos en todo

 

No solo al ajedrez, al Go, al tenis de mesa o parando penalties son las máquinas capaces de superarnos. ¿En todo? Posiblemente ¿Será capaz incluso de dominarnos? No

La ficción nos hace imaginar escenarios devastadores en un futuro cada vez más cercano, justo en ese instante donde las máquinas toman conciencia y deciden prescindir del ser humano porque ya no es necesario. Para mi, impensable, a no ser que sea un comportamiento programado por el hombre en la máquina.

Desde mediados de los 40 la ciencia comenzó a crear extensiones para su mente, de manera tosca y precaria, pero con un claro objetivo: hacer máquinas inteligentes, capaces de imitar el comportamiento humano (y a la larga mejorarlo).

Sobre este planteamiento, la capacidad de la inteligencia artificial (IA) se ha visto incrementada. La máquina se basa en la memoria y la velocidad de procesamiento de instrucciones, por tanto, siempre serán más eficientes en todo aquello que precise capacidades mecánicas y de cálculo.

La Ley de Moore plantea que el número de chips en un circuito integrado se duplica aproximadamente cada 18 meses. Esta tendencia en el crecimiento lleva más de 40 años vigente y se espera que perdure otros 20. Este crecimiento exponencial en la velocidad y capacidad de las máquinas hace creer que en un futuro cercano la IA podría superar la capacidad de la inteligencia humana (singularidad tecnológica) y tener un comportamiento inesperado.

Para que las máquinas sean responsables de tomar decisiones por cuenta propia no sólo precisan inteligencia artificial, sino conciencia artificial.

La conciencia humana tiene capacidades que nunca podrá realizar o tener una máquina y su origen sigue siendo un misterio para la ciencia moderna.

Dejemos que las máquinas nos superen, pero en tareas concretas, no que nos dominen. Son una herramienta necesaria para la evolución humana como extensiones de nuestras habilidades, hasta el siguiente paso evolutivo: nanotecnología en nuestros cuerpos o aplicación de la tecnología como biología.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios