BAQUIA

Las apps contribuyen a incrementar el Mobile Commerce

Me considero una persona con amplios conocimientos del sector mobile. Como todo hijo de vecino, voy con mi Smartphone a todas partes y lo que se dice realizar llamadas no es de los primeros usos que le doy a mi teléfono. Eso sí, en este momento podría considerar que es mi principal punto de información para muchas de las acciones cotidianas que realizo. Gestiones de bancos, búsqueda de información, precios de artículos, soluciones a necesidades, etc. A lo largo de nuestro día, todos tenemos muchos tiempos muertos y el móvil es una herramienta perfecta con la que se pueden hacer infinidad de actos con él.

Así, por ejemplo, cuando estoy esperando para entrar en una reunión con un cliente, o en la sala de espera de cualquier servicio o incluso en la cola del supermercado para pagar, existe un gran tiempo muerto que los retailers deberían tener en cuenta para fidelizar, captar y atraer usuarios. Se trata de momentos donde los consumidores estamos expuestos y es muy fácil captar nuestra atención con cualquier producto, oferta, promoción, etc.

Las apps son actualmente uno de los medios más interesantes para recibir comunicados o notificaciones de los retailers, que nos pueden interesar para adquirir determinados productos y los añadimos a los carritos de compra para posteriormente proceder al pago en el mismo dispositivo o en otro. En consecuencia, otro punto de contacto con el cliente.

Es importante mantener las wish lists o los carritos con productos y preferencias de compras, independientemente del dispositivo desde el que se haga, puesto que el consumidor es el mismo, independientemente de desde donde acceda a nuestra tienda.

Sin embargo, actualmente existe una gran falta de comunicación o coordinación entre los móviles y los ordenadores de sobremesa, que no están conectados entre ellos y esto puede llegar a suponer hasta 300€ de pérdida al día además de reducir la fidelidad del cliente y aumentar quizá también su frustración.

En mi caso, raramente añado un producto al carrito de compra y hago el check-out inmediatamente, suelo aprovechar esos momentos muertos que comentaba antes para buscar productos que me interesan, compararlos y añadirlos a los carritos de compra. Al final del día, reviso esos productos y compro aquello en lo que realmente estoy interesado.

Por lo tanto, los retailers tienen que tener en cuenta este tipo de comportamiento de los usuarios cuando piensen en el porcentaje de carritos abandonados que tienen para reducirlo. A los retailers aún les queda mucho por crecer, tienen mucho camino por delante. A modo de ejemplo, el Black Friday pasado tuvo un record en ventas de 1 billón de dólares en mobile commerce, solamente en un día.

Una vez que empiezas a comprar a través del móvil, es muy difícil dejar de hacerlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios