BAQUIA

Morir de éxito

Muchos empresarios, emprendedores o proyectos desean llegar a aquello que se conoce como ‘ morir de éxito ’. Cuando se le pregunta a alguno de ellos si tiene la capacidad para llegar a la meta que pretende alcanzar muchas veces se muestran desconcertados e, incluso, llegan a considerar ofensiva la pregunta. No obstante, el 90% deja claro que sí y suelen recurrir a la frase “ojalá no demos abasto”. Sin embargo, esta es la situación más devastadora que puede encontrarse cualquier empresario, emprendedor o autónomo: el no tener la capacidad de controlar el crecimiento de su negocio, lo que le llevará al punto de ‘Morir de Éxito’.

Cuando un producto o servicio crece muy rápidamente y no existe una planificación clara del mismo, la mala gestión empieza a florecer, las quejas y reclamaciones van en aumento y la fuga masiva de clientes se hace imparable.

Tenemos que tener muy claro que ‘Morir de Éxito’ no es ninguna bendición, es más, es un castigo mayor que el de no haber alcanzado ni el primer objetivo de nuestra empresa, ya que significa que estuvimos a las puertas del cielo pero no fuimos capaces de abrirlas.

No obstante, hay fórmulas para evitar que esto nos suceda, alcanzando un crecimiento sostenible y con proyección clara.

1. Planifica

Plan de Negocio, Marketing y Crecimiento. Aunque nos parezca mucho papel o planificación bajo futuro, tenemos que estar preparados para un crecimiento rápido sobre la demanda de nuestros productos o servicios.

Tenemos que estar preparados, nuestros proveedores y distribuidores tienen que estar en la linea de un posible crecimiento medido.  Es por ello que nuestra cadena de producción, desde el principio hasta el fin, tiene que estar desarrollada para trabajar con el mercado actual, pero, en el caso de que éste aumente, la adaptación debe producirse en el menor tiempo posible.

2. Probar, probar y probar

Testea una idea aproximada del éxito de tu producto. Aunque parezca mentira y pocos lo hagan, tenemos que anticiparnos al éxito de nuestro producto o servicio. Todas las grandes compañías hacen un testeo de producto para medir con un grado muy alto de fiabilidad la respuesta del mercado.

Existen técnicas muy sencillas como demos, versiones de prueba, muestras, etc. Con ello conseguiremos un feedback previo, ganando confianza antes de lanzar el producto. Todo ello, acompañado con un excelente estudio de mercado, garantizará nuestra proyección de la forma más fiable.

3. Observa

Estudia a tu competencia y calcula el ciclo de vida de tu producto. Antes de lanzar cualquier producto o servicio hay que estudiar la competencia minuciosamente y calcular el ciclo de vida del mismo. La forma más sencilla y clara es estudiar el potencial de ventas y el proceso que han tenido empresas similares a la nuestra.

Si se trata de un producto nuevo e innovador, tiene un valor añadido que sumará valores menos verídicos a la hora de poder calcular dicho rendimiento y es aquí donde tendremos que trabajar mas aún, ya que el producto o servicio puede quedarse en el tintero o morir de éxito por una mala planificación.

4. El plan B

Prepárate para cuando todo falle. Cuando todo lo anterior ha sido ignorado, no ha habido tiempo de realizarlo o simplemente no ha sido considerado de vital importancia y todo falla, lo más habitual es que no se pueda dar respuesta a la demanda y las quejas se empiecen a acumular. En este momento, lo fundamental es no perder la calma y utilizar una salida, que no es otra que comunicar.

5. Escucha y habla

Informa y da respuesta a las necesidades. En la hipotética situación de haber llegado a este punto en que nos hemos dejado llevar por la euforia del éxito y no sabemos que hacer hay que detenerse a reflexionar y planificar. Un recurso muy importante es crear un departamento que dé cobertura a las reclamaciones de los clientes y que ofrezca respuestas precisas y sin engaños en tiempo y forma.


Estas cinco pautas pueden aplicarse a cualquier tipo empresa, aunque la mejor forma de no llegar al último punto es anticiparse siempre a futuros acontecimientos, tener el suficiente conocimiento del mercado o recurrir a profesionales que lo estén. Y, sobre todo,  es fundamental el análisis constante de la situación en la que nos encontramos y saber hacia donde queremos ir sin morir en el intento.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios