BAQUIA

Ni quito ni pongo rey

Menudo follón con el tema de la no-independencia de Cataluña. Aunque soy de Madrid, hablo catalán desde niño y siento un gran cariño por Cataluña vaya esto de entrada.

Lo que me ha preocupado enormemente, a nivel micro, el macro es de todos conocidos y esto no es un entorno para hablar de política, es la huida de grandes y pequeñas empresas saliendo de Cataluña.

empresas más valiosas

En nuestro entorno, el del emprendimiento, al que llevo dedicando ya más de 30 años, tanto La Caixa como el Banco de Sabadell son actores muy importantes del ecosistema español de este entorno.

La pregunta es ¿su salida de Cataluña va a alterar de manera importante el panorama hispano de las start-ups? ¿Va a haber una pérdida de protagonismo de Barcelona frente a Madrid con quien siempre había estado en saludable liza? ¿se va a abrir un nuevo frente en Alicante y Valencia?

Vivimos tiempos revueltos, unos y otros creen que las start-ups y los emprendedores son la clave de las nuevas empresas del Siglo XXI pero ¿se dan cuenta de que su prosperidad depende de un ecosistema que, necesariamente, debe ser estable?

Crear una empresa, aún más en el entorno altamente competitivo de Internet, requiere gestionar el caos, crecer rápidamente, internacionalizarse y liderar nuevos espacios.

Eso requiere una economía en crecimiento como la que hemos tenido en los últimos dos/tres años y ahora se ve seriamente amenazada por políticos que “van a su bola”.

La Wikipedia dice sobre la frase del título: Bertrand du Guesclin, también conocido en español como Beltrán Duguesclín (La Motte-BroonsBretaña; entre 1314 y 1320Chateauneuf-de-RandonAuvernia13 de julio de 1380) fue un militar y condestable francés. Du Guesclin es célebre en Francia por el papel que tuvo en la guerra de los Cien Años contra Inglaterra, y también en España por haber intervenido en las campañas que Enrique II de Trastamara, el Fratricida, sostuvo contra su hermano el rey Pedro I de Castilla.

 Viajas rencillas de siglos ya olvidados sirven para que hoy, en pleno Siglo XXI, en vez de hablar de cómo vamos a superar edades medias de vida de 150 años y como gestionamos la inteligencia artificial y los rápidos cambios que nos afectan a todos, perdemos el tiempo con rencillas de tiempos pasados que no deberían jugar ya hoy un papel.

Europa tiene una gran desventaja con EE.UU. , China o la India y no podemos seguir perdiendo el tiempo en batallas del Siglo XIII.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios