La siete señales que indican que algo falla en una startup

Los emprendedores tienen mucho que aprender. Algunas cosas las aprenderán a base de porrazos, pero eso es parte del proceso natural del emprendimiento. Ahora bien: ¿cómo saber cuándo están simplemente ante un momento crítico que superarán, o en un callejón sin salida?

En VentureBeat encontramos una lista de siete señales que alertan de que algo está fallando en una startup de Internet. Es el resultado de una encuesta elaborada por Blackbox, una compañía dedicada a conectar emprendedores e inversores.

1. No trabajar a tiempo completo

Es difícil crear de la nada un proyecto valioso sin plena dedicación. Se puede trabajar a media jornada y conseguir financiación, pero los resultados muestran que la confianza de los inversores llega una vez a los emprendedores que trabajan a medio gas por cada 24 casos en que confían en el rendimiento del trabajo duro a jornada completa.

2. ¿Solo? No, mejor acompañado

Una vez decididos a dedicar el máximo esfuerzo a sacar adelante un proyecto, es recomendable buscar compañeros de aventura, que se dediquen con la misma intensidad y pasión. El número ideal de miembros en una primera fase es de dos a tres.

La razón es sencilla: si una sola persona debe repartir su tiempo entre cuidar el producto, perfilar el negocio y buscar financiación, es difícil que triunfe en todas las áreas, a no ser que pertenezca a una raza de súper-humanos. Las startups con 2-3 socios consiguen un 50% más de capital que las de un solo miembro, y también alcanzan antes masa crítica de usuarios y rendimientos de escala.

3. Se necesita un CTO

La aportación de un socio tecnológico es fundamental, a no ser que la empresa se dedique básicamente a las ventas, por ejemplo. Lo ideal es que entre un tercio y la mitad del staff tenga conocimientos tecnológicos, ya que conocerán mejor el producto y sus necesidades. Así llegarán antes los usuarios y el crecimiento.

4. El equipo correcto para el mercado correcto

Una vez que se ha constituido el equipo de emprendedores, hay que asegurarse de que se tiene el producto y el mercado correcto. Hay diferentes tipos de startups, cada una con sus correspondientes requisitos de tiempo, habilidades y dinero. No es lo mismo un equipo eminentemente marketiniano que se dedique a vender servicios a empresas que otro de perfil técnico dirigido al autoconsumo, por ejemplo.

5. ¿Seguro que tiene flexibilidad?

Los planes de negocio siempre funcionan sobre una hoja de cálculo, pero luego la realidad del mercado puede ser otra. Es necesario contar con la flexibilidad necesaria para adaptarse a las necesidades y demandas reales del mercado. Pero sin pasarse: cambiar de objetivos demasiado a menudo suele conducir a caminar en círculos.

6. ¿Y que está escuchando a los clientes?

Es posible que los cambios antes mencionados se hagan bajo situación de presión o incertidumbre, En la medida de lo posible, hay que evitar ese entorno para tomar decisiones basadas en el feedback de los usuarios. Las startups que miden parámetros y escuchan a sus usuarios tienen un 400% más de crecimiento.

7. Crecer sin probar el producto

Es un error muy común no validar el producto en el mercado ni el ratio de adopción de los clientes. Por eso, está muy bien conseguir financiación, pero si la empresa se deja llevar por la ansiedad de crecer o por exceso de confianza, puede estar firmando una larga sentencia de muerte. Si tiene esos defectos pero no consigue dinero, al menos su muerte será rápida.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios