BAQUIA

Brasil ‘desenchufa’ su supercomputador, el más potente de Iberoamérica

El centro de investigaciones del Gobierno brasileño que cuenta con el supercomputador más potente de Iberoamérica lo utiliza muy por debajo de su capacidad o hasta lo desconecta debido a que no cuenta con recursos para pagar la elevada cuenta de luz que genera.

supercomputador iberoamerica

Cuando el pasado 7 de julio las autoridades brasileñas celebraban la inauguración en la sede del Laboratorio Nacional de Computación Científica (LNCC) del que es el mayor supercomputador de Latinoamérica, con capacidad para procesar mil billones de operaciones por segundo, no parecieron tener en consideración el alto coste en consumo eléctrico que éste supondría, y que ha llevado a que lleve inoperativo desde el mes de mayo según ha confirmado el director del LNCC, Augusto Gadhela.

Con el sistema en funcionamiento desde enero de este año, la decisión llega tras un periodo en el que desde el centro de investigación se han visto forzados a desconectar de forma intermitente el computador debido al gran consumo de energía eléctrica que requiere, cuya factura ronda los 500.000 reales (unos 142.850 dólares) mensuales, que equivale prácticamente al 80% del presupuesto de este organismo vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología —ha informado la agencia EFE.

El súper computador, bautizado como “Santos Dumont” conecta diferentes sistemas académicos y centros de computación de alto rendimiento para auxiliar en diversos tipos de investigaciones y estar a disposición de toda la comunidad científica brasileña.

Aunque destinado al procesamiento de datos, cálculos y simulaciones de las investigaciones científicas y tecnológicas, Gadelha ha admitido que, pese a su potencial para almacenar y procesar los datos de hasta 50 investigaciones simultáneamente, el computador sólo ha sido usado en estos seis meses para auxiliar seis proyectos por puras restricciones presupuestarias.

Hay proyectos de investigación y desarrollo que no serían posibles sin este computador.

“Un computador con esa capacidad nos permite tratar problemas de varios sectores, como medio ambiente, petróleo, salud, meteorología, fármacos”, afirmó.

El equipo es demandado actualmente por científicos que realizan investigaciones sobre el mal de Alzheimer y el virus del Zika, que no saben si podrán contar con la herramienta. Por esa razón, según Gadelha, el propio Ministerio de Ciencia y Tecnología le solicitó al Gobierno recursos adicionales para que el LNCC pueda mantener el computador en funcionamiento, pero aún no obtuvo respuesta.

La situación económica actual del país —que atraviesa el mayor periodo de déficit de su historia, lastrado por la mayor recesión en los últimos 25 años— está repercutiendo en todas las esferas de la administración pública brasileña, incluido, en el supercomputador, ahora propiedad de la empresa francesa Atos/Bull, y cuya adquisición e instalación exigió una inversión de 60 millones de reales (unos 17,2 millones de dólares).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios