Cámaras térmicas controlarán las bicis durante el Tour de Francia

El Tour de Francia quiere devolver a su carrera el esplendor de años atrás. Dejar a un lado los casos de dopaje que han ‘manchado” la imagen de uno de los deportes con mayor nivel de sacrificio. Y es que, desde hace varios años, son muchos los “enemigos” de este fascinante deporte, y a las carreras, los kilómetros, el terreno, la lluvia, el viento, las caídas o el desnivel, se sumó la lucha contra el dopaje.

Tour de Francia

Tour de Francia

Y cuando parecía que nada más podría azotar a este deporte surgió un nuevo tipo de fraude, el llamado dopaje tecnológico o mecánico, que obligaba a analizar exhaustivamente cada bicicleta en busca de motores eléctricos u otros elementos que beneficiasen a los corredores en carrera.

Por ello, la organización del Tour de Francia ha anunciado que utilizarán cámaras térmicas durante la carrera para detectar la presencia de motores en las bicicletas. Christian Prudhomme, director del Tour, señaló durante la conferencia de prensa en la que se presentaron las medidas a utilizar, que “queremos preservar el al alma del Tour”.

Se trata de una cámara de alta tecnología diseñada por por la Comisión de Energía Atómica de Francia (CEA) y que permitirá evaluar la densidad de los materiales en función de sus propiedades térmicas y determinar si el ciclista está recibiendo algún tipo de ayuda tecnológica externa.

La organización realizará este tipo de controles en la salida, en la llegada a meta y durante la carrera, ya que habrá un equipo de cámaras instalado tanto en las motos de la organización como en la propia carretera, controlando tramos del recorrido en los que se podría esperar la utilización de este tipo de sistemas.

La edición 2016 del Tour de Francia dará comienzo el sábado 2 de julio y finalizará, en los Campos Elíseos, en París, el 24 de julio, tras recorrer un total de 3.519 kilómetros.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios