BAQUIA

China pone en órbita el primer satélite cuántico de la historia

El gigante asiático manda un satélite cuántico capaz de enviar y recibir información mediante fotones, lo que se traduce en una forma de envío de datos entre la tierra más rápida, incapaz de ser hackeada, y a un paso de la teletransportación.

Lanzamiento del satélite cuántico QUESS

Imagen: Jin Liwang/Xinhua via AP

Desde Jiuquan, en el desierto del Gobi, se ha lanzado el satélite chino ‘Micius’, nombrado por el filósofo chino del siglo V a. C., dentro del proyecto QUESS (Experimentos Cuánticos a Escala Espacial). Este es el primer satélite que cuenta con tecnología que transmitirá datos mediante las partículas subatómicas, conocidas como fotones.

El proyecto comenzó en 2008, en el Instituto de Física Aplicada de Shanghai, una subsidiaria de la Academia China de las Ciencias (CAS), y está basado en un prototipo que utilizará cifrado cuántico para mandar fotones se pueden codificar y descodificar por los cambios en sus cargas.

La principal misión del satélite es la de eliminar el retraso de 20 minutos que se produce en las comunicaciones entre la Tierra y Marte. En la práctica, esto mejorará enormemente las redes de comunicación a lo largo del mundo, además de que evita cualquier tipo de espionaje o hackeo pues son códigos que no se pueden detectar o interceptar. Incluso si se logra, al asaltar la conexión los fotones se autodestruirían alertando del ataque al emisor y receptor.

El principal problema de ‘Micius’ es que se encuentra a 500 kilómetros de altura y el área válida del receptor es de apenas un metro. Inversamente, el satélite deberá interceptar los fotones enviados desde la superficie mientras orbita a una velocidad de entre 7.000 y 8.000 km/h.

Las otras naciones nunca han intentado lanzar un satélite cuántico. Esto hará que China se adelante en la carrera espacial

El equipo de científicos ha experimentado con transmisiones a corta distancia, con un récord entorno a los 100 km, pero han encontrado obstáculos técnicos que dificultan las comunicaciones por medio de fotones a larga distancia situando el receptor y el emisor en la superficie terrestre. Por ello el CAS ha buscado la colaboración con el gobierno chino con el objetivo de que el proyecto sea mandado al espacio exterior, y el resultado es que China ha conseguido adelantar a EE.UU., Rusia y Japón en la carrera por conquistar el espacio.

El equipo de científicos ya había sido galardonado con el Premio del Estado de Ciencias Naturales, una de las mayores condecoraciones chinas. Los jefes del proyecto, el físico cuántico Pan Jianwei y el ingeniero espacial Wang Jianyu no pueden estar más orgullosos de su experimento.

Originalmente el ejército quería encargarse del QUESS” ha comentado Pan en la revista Nature en enero. “Desde la CAS hemos convencido al gobierno chino que es importante lanzar un satélite cuántico centrado en la investigación científica… Y finalmente acordaron que CAS era la organización adecuada”.

Un nuevo internet atómico

El mentor de Pan, el profesor Anton Zeilinger, actual decano de la Universidad de Viena, ha asegurado en declaraciones al medio South China Morning Post que este proyecto cambiará la red de datos: “El satélite puede demostrar que una comunicación cuántica a escala mundial es posible, este es un paso crucial para un futuro internet atómico, más rápido y más seguro”.

Wang ha sugerido otra misión para el satélite si los resultados de esta son positivos, y es una aplicación que roza la ciencia ficción: la teletransportación cuántica en el espacio. También es consciente de que puede haber lugar a fallos, pues la física cuántica es más teórica que práctica, pero igualmente este proyecto “abre una puerta hacia lo desconocido”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios