Sistemas operativos alternativos

Manuel_Daza_haiku.jpg

Ahora que todo el mundo habla de Cloud, Big Data y movilidad, no parece que tenga mucho sentido hablar de sistemas operativos alternativos. Sin embargo es el tema que traigo hoy.

Al decir sistemas operativos, inevitablemente pensamos en Windows, Linux y Mac OsX…algo muy positivo, pues hace unos años (no tantos) salir de Windows era toda una osadía apta para pocos.

Siempre me ha atraído probar sistemas operativos y lo digo en plural porque hay bastantes más aparte de los 3 mencionados (AmigaOS, OS/2, QNX, MonaOS,..además de los cientos de distribuciones de Linux).

En concreto me voy a centrar en uno que probé hace cerca de 15 años y que pese de ser muy poco conocido sigue vivo y sigue llamando mi atención, aunque con otro nombre y objetivos muy diferentes a los que tenía cuando salió a la luz. Hablo de Haiku.

 

b2ap3_thumbnail_Sistemas.png

En la imagen: BeOS, QNX, AmigaOS y OS/2 Warp

 

En 1990, un ex dirigente de Apple fundó Be Incorporated con la idea de presentar un sistema operativo completamente nuevo, plenamente orientado a multimedia y que no estuviera basado en Linux/UNIX. El objetivo era venderlo a Apple para sustituir a Mac OS…ya os adelanto que no funcionó.

Unos años más tarde (1995-96) presentaron BeOS con su propio hardware: BeBox. Aunque no sería hasta finales de la década cuando llegó a su máximo exponente con la 5ª (y lamentablemente última) versión.

 

b2ap3_thumbnail_BeOS-booting.jpg

 

¿Por qué me cautivó BeOS? Más allá de las citadas capacidades multimedia, muy por encima de los otros sistemas de la época, se trataba de un sistema muy ágil y ligero.

La versión más reducida de BeOS entraba en un disquette de 1.44MB, y aproximadamente en un minuto arrancaba con entorno gráfico, navegador de internet y una serie de aplicaciones básicas. Repito, todo eso arrancando ¡desde un disquette!

La versión personal, de distribución gratuita, no ocupaba más de 50MB, era completamente operativa y su principal limitación era que sólo te dejaba trabajar con 500MB, teniendo que elegir la versión Profesional si necesitabas más espacio. La otra limitación era la falta de aplicaciones, no obstante ambos inconvenientes eran fáciles de resolver con cierta facilidad.

 b2ap3_thumbnail_BeOs_PersEdi.jpg

En 2001 Palm (sí, la de las agendas PDA) compró la propiedad intelectual de BeOS y resumiendo la historia, aparcó el proyecto en el sótano, dejando huérfanos a muchos seguidores.

Y es aquí donde llega otra muestra de la grandeza de este pequeño sistema operativo. Como se presentó en un momento de total monopolio de Microsoft, esa versión Personal venía como un ejecutable para Windows. Creaba un disco virtual de 500MB y un ligero gestor de arranque que nos permitía elegir en qué sistema operativo iniciar nuestro ordenador.

Pues bien, aquí está el truco al que llegué después de muchas horas trasteando: una vez dentro de BeOS, podíamos ejecutar el editor de particiones y crear una nueva en formato BFS (BeOS File System, que ha inspirado a alguno de los sistemas de ficheros modernos) sobre la que poder instalar de nuevo BeOS…¡ya tenemos nuestra versión Pro! Sin límite de espacio y sin haber soltado un duro.

 b2ap3_thumbnail_BeOS_Installer.GIF

En cuanto al problema de las aplicaciones, aunque no estaba basado en Linux, utilizaba muchas librerías comunes, por lo que era relativamente sencillo portar aplicaciones y compilarlas para BeOS.

Cuando Palm aparcó el proyecto, bloqueó también el código fuente, imposibilitando así que cualquiera siguiera el desarrollo de BeOS.

Sin embargo, como este sistema estaba basado en un micronúcleo y diferentes módulos (por eso resultaba tan ágil frente a otros sistemas en los que todo se iba implementando en el kernel), la propia comunidad de fans ha sido capaz de reescribir ¡desde cero! Un sistema muy muy similar que tras varios intentos y votaciones acabó llamándose Haiku.

 b2ap3_thumbnail_haiku-os-1.jpg

Haiku está aún en fase Alpha, ya que avanza con contribuciones desinteresadas de la comunidad, sin ningún tipo de ayuda por parte de ninguna empresa. Sin embargo, es posible descargar imágenes para poder probar (y siempre que sea posible contribuir con comentarios, u otro tipo de ayudas) los avances que se van realizando.

 b2ap3_thumbnail_haiku_os_desktop.png

Mucha gente comenta al verlo (es inevitable) que \”tiene toda la pinta de un sistema operativo de los años 90”. Y en el fondo, es cierto, pues entre litigios y bloqueos por parte de Palm (que no quería ceder el código fuente, ni que se utilizara de forma no legítima) y reconstruir desde cero todo el sistema, se han hecho unos esfuerzos enormes… para recrear lo que ya había.

En resumen, tener variedad de sistemas operativos nos permite ante todo tener libertad para elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades o gustos.

Por otra parte, pensando en algo más que nosotros mismos, tener un sistema operativo con grandes capacidades de red y multimedia, pero con unos requisitos más bien propios de la década pasada, permitirá seguramente el reaprovechamiento (reciclaje) de equipos para países en desarrollo.

Para finalizar os dejo un vídeo (que se nota que ya tiene años) que muestra en qué consiste el proyecto.

Saludos


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios