BAQUIA

Del vinilo al streaming: la tecnología salvó la industria musical

Como ha sucedido con múltiples industrias, la de la música no ha estado exenta de romper sus paradigmas con el vertiginoso ritmo de la tecnología. Hoy es una industria que se reinventa cada día y que ha cambiado su modelo de negocio radicalmente con las nuevas incorporaciones tecnológicas, que van desde modernos sistemas de de producción musical, hasta ventas millonarias a través de plataformas de streaming musical como Dezzer, Spotyfy o Apple Music.

Deezer

Desde que Thomas Alba Edison patentara el fonógrafo en 1847, la música ha visto una evolución constante en la forma en la que se le elabora y se presenta al público. Han sido décadas protagonizadas por artistas, productores y discográficas que han llegado al mercado a través de vinilos, radio, cassettes, CD, vídeos musicales, y claro, Internet, primero con la posibilidad de descargar las canciones y llevarlas en un reproductor MP3, y luego escuchándolas en servicios de streaming musical, donde la música del mundo está presente, sin necesidad de saturar un disco duro, y gratis, si es que se quiere ser paciente con la pauta comercial.

Precisamente, esos cambios han hecho que una industria, que basaba el grueso de su negocio en los millones de copias de discos vendidos, ahora reporta que la escucha en línea se convirtió en 2015, solo en Estados Unidos, en la primera fuente de ingresos, según el informe anual de la asociación profesional RIAA.

De acuerdo con las cifras comunicadas por la Recording Industry Association of America, en cinco años, la proporción del volumen de negocios global generado por la escucha en línea pasó de 7 % a 34,3 %, alcanzando unos 2.400 millones de dólares el año pasado. Eso es un alza del 29 %. Por su parte, la escucha gratuita en libre acceso con publicidad también registra un fuerte aumento constante (+31 %), mientras que los ingresos producidos por las radios en internet crecieron solo un 3 %.

EN UN MOMENTO CRÍTICO, LOS SERVICIOS DE STREAMING MUSICAL SALVARON EL NEGOCIO

Solo en una década, las ventas físicas (CD, vinilos y DVD) de las cuales se sustentaba en gran medida el negocio, acumularon un retroceso del 85%, con un récord en caída libre de once años consecutivos. Actualmente representan apenas el 28,8 % del volumen de negocios de la industria musical estadounidense, contra 34,3 % de la escucha en línea y 34 % de la descarga legal por Internet.

El espectacular aumento de la música en línea fue el salvavidas de una industria que se reinventó y que encontró, como tantos otros mercados, que su negocio es digital. Así lo confirmó Cary Sherman, presidente de la RIAA, con una frase concluyente: “La industria musical es ya una industria digital”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios