BAQUIA

Ford y Baidu invierten en tecnología LiDAR para sus coches autónomos

El fabricante de coches estadounidense y el ‘Google chino’ invierten 150 millones de dólares en Velodyne, empresa especializada en tecnología LiDAR. 

 ford-coche-autonomo

El famoso valle californiano, el mayor hub de startup tecnológicas del mundo, sigue siendo el centro de atención incluso en la carrera por alcanzar el definitivo coche autónomo. Allí, y aunque como veterana la etiqueta de startup se le queda pequeña, opera Velodyne una compañía especializada en LiDAR (Light, Detection and Ranging, por su nombre en inglés), la tecnología detrás de los sensores de luz, movimiento y detención, como los utilizados en los coches sin conductor, y que acaba de recibir un importante espaldarazo.

Detrás de la inversión de 150 millones de dólares (algo más de 133 millones de euros) hay una interesante alianza estratégica entre el centenario fabricante de coches originario de Detroit, junto a Baidu, uno de los gigantes tecnológicos del continente asiático, ambos con claros intereses en el futuro de la conducción autónoma.

Este influjo de liquidez ayudará a Velodyne, inmersa en esta tecnología desde 2005 tras migrar desde su negocio original de equipamientos de audio premium, a acelerar sus esfuerzos de cara a la escalabilidad de sus sensores LiDAR, incrementando su calidad, lo que tendrá a su vez un impacto a escala en este sector automotriz.

La relación de Ford con la compañía californiana viene de largo, ya que llevan trabajando en investigación y desarrollo prácticamente una década, el tiempo que la compañía fundada por Henry Ford en 1903 lleva inmersa en la tecnología de conducción autónoma. Más recientemente, en enero de este año el fabricante ordenó el sistema de sensores LiDAR que pueden utilizarse para cualquier tipo de autonomía, desde asistencia a la conducción básica hasta la total autoconducción.

La participación de Baidu no es ni mucho menos inesperada, ya que además el buscador online de referencia en China cuenta con su propia división de conducción autónoma e incluso cuenta con un equipo en Silicon Valley. Dedicado a al objetivo de la autoconducción cuenta con más de tres años de experiencia, y ya ha testado en las calles de Pekín una flota de coches autónomos circulando por las calles, adelantándose a su máximo competidor occidental, Google Car.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios