BAQUIA

Intel planea ponerle punto final a su división de wearables

Todo parece indicar que el grupo de wearables de Intel está llegando a su fin. Los avances que hasta el momento se consiguieron en este proyecto comenzaron a desmoronarse por problemas técnicos y de perspectiva empresarial.

P1030347

La compañía hace unos años se mostró muy interesada en la inversión de recursos para su división de wearables y en 2014 invirtió 100 millones de dólares en la compra de Basis, productor de relojes fitness de calidad, y en 2015 adquirió Recon, fabricante de pantallas heads-up para ciclistas y otros deportistas. Sin embargo, a pesar de la inversión, en agosto de este año, los dispositivos Basis Peak, relojes con medidor de frecuencia cardíaca, transpiración, calidad de sueño, presentaron sobrecalentamientos que afectaron al 0,2 % de los usuarios, causándoles quemaduras y ampollas.

Sin embargo, en vez de reemplazar las unidades averiadas, la compañía decidió detener las ventas del dispositivo por completo, cerrar el soporte de software del Peak, reembolsarles el dinero invertido a sus clientes y pedir a los usuarios que dejaran de utilizar sus relojes.

TechCrunch ha registrador que después de este episodio, fuentes cercanas a Intel han confirmado que la compañía quiere salir de los wearables y está molesta con la división encargada. Esto significaría un despido masivo de empleados del Grupo de Nuevos Dispositivos (NDG por sus siglas en inglés) y también los del Grupo de Nuevas Tecnologías, que en abril de 2015 se amplió. Muchos de los trabajadores de la empresa ya saben que antes de finalizar el año, se quedarán sin empleo.

Según la fuente de la información, los productos en los que está trabajando Intel dentro de su familia de wearables tampoco llegarán a salir a la venta, como la pulsera fitness Basis Ruby, el vestible llamado a reivindicar a la compañía tras los sucesos de los Peak. Por el momento, Intel no se ha pronunciado al respecto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios