BAQUIA

Adiós Napster, adiós

Las escasas posibilidades que le quedaban a Napster para sobrevivir convirtiéndose en una plataforma legal se han evaporado. Bertelsmann, el gigante de los medios alemán, ha pasado de ser el salvador para convertirse en la guadaña que ha rebanado frágil cuello de Napster.

Peter J. Walsh, juez encargado de supervisar la bancarrota de la compañía, ha rechazado la oferta de Bertelsmann para hacerse con el programa de música, lo que “probablemente significará la liquidación de la compañía”.

Los argumentos empleados por Walsh sostienen que durante el proceso de bancarrota se produjeron conflictos de intereses personificados en la persona de Konrad Hillbers, actual consejero delegado de la compañía. Y es que, tal y como explicó el magistrado del tribunal de Delaware, “el señor Hillbers tenía un pie en Napster y otro en Bertelsmann”.

Tras la sentencia, Napster pasará de acogerse al capítulo 11, aquel que defiende a las empresas que se declaran en bancarrota para ayudar a su reestructuración y reflote, al capítulo 7, que pone las bases para proceder a la liquidación de la compañía. Napster, en fin, pasa de luchar por su supervivencia a vender sus activos.

La segunda consecuencia, ésta más rápida y dolorosa, ha sido el despido de sus 42 empleados, incluido el fundador y creador del programa Shawn Fanning. Las dos personas restantes se ocuparán de supervisar la venta de los bienes de Napster al mejor postor.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios