Derechos de autor

Bruselas dividida ante la aprobación de una nueva ‘tasa Google’

Asociaciones de consumidores, autores o defensores de un internet libre han manifestado su preocupación por la propuestas de reforma de las normas comunitarias de derechos de autor en el contexto digital que se espera sea presentada mañana ante la Comisión Europea. Para tratar de detenerla han lanzado la iniciativa #SaveTheLink.

bruselas-copyright_savethelink_404_

A la Comisión Europea se le acumulan los fuegos. Hace menos de una semana, el presidente del órgano ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, se veía obligado a ordenar la retirada del borrador de la propuesta para un ‘roaming gratuito’ en el territorio de la Unión Europea tras generar numerosas oposiciones en el ámbito político y civil. Ahora, es la peliaguda cuestión del copyright en Internet la que tiene dividida a la Eurocámara.

La CE buscará en su propuesta, que actualizará la directiva de 2001 sobre derechos de autor a la era digital, lograr un “equilibrio justo” entre los derechos y los intereses de los autores y otros titulares de derechos por un lado, y los de los usuarios, por otro, según un borrador de la iniciativa filtrado a los medios,, recoge la agencia EFE.

Bruselas da marcha atrás en la limitación a 90 días del roaming gratuito

Para la organización OpenMedia, la propuesta no da suficiente protección a los usuarios y, en cambio, “parece responder a los deseos de los editores”. Según destaca, la idea de introducir derechos de autor por “la reproducción o poner a disposición del público publicaciones de noticias”, implicará “cobrar tasas cuando se utilicen fragmentos de textos en hipervínculos”.

#SaveTheLink en las redes

Un grupo de europarlamentarios, liderado por la alemana Julia Reda, miembro del Partido Pirata y habitual defensora de los derechos en Internet, han iniciado una campaña en redes sociales bajo el hashtag #SaveTheLink (Salvar el Link) para movilizar a los usuarios e informar de las consecuencias que tendría si la propuesta de la CE saliese adelante en los términos establecidos actualmente.

“¿Sabes esa previsualización que aparece cuando compartes una noticia en las redes sociales, esa con una foto y un poco de texto?” pregunta Reda en el vídeo elaborado por algunos de estos diputados de la Eurocámara para promocionar la mencioanda campaña. “Pues eso sería ilegal a no ser que se pague una nueva comisión aplicable a noticias de hasta 20 años de antigüedad”, afirma categórica la alemana.

España y Alemania como ejemplo

El caso español de la conocida como ‘tasa Google’ sirve de ejemplo a quienes se oponen a los términos de esta reforma. En España la ley obliga a que los editores reciban una compensación por parte de agregadores y buscadores de internet cuando estos publiquen fragmentos de artículos en los resultados de búsqueda, lo que llevó a Google a cerrar en ese país su servicio de noticias (Google News) tras negarse a pagar a los medios, al considerar que simplemente ofrece un enlace a sus páginas.

En Alemania, país con una legislación propiedad intelectual más estrictos del conjunto de la UE, la ley obliga a los buscadores de internet a adquirir licencias de los editores de prensa nacionales para difundir sus contenidos, aunque la mayoría de los medios autorizaron a Google a seguir enlazando sus contenidos sin cobrar.

Desde OpenMedia, que considera que la propuesta está redactada con “vaguedad”, añaden como objeción que los proveedores de servicios en internet deberán “negociar licencias con los titulares de los derechos” y “tomar medidas apropiadas y proporcionadas para garantizar la protección”. “Incluso cuando”, añade el borrador, según la directiva de 2001 los proveedores no tienen una “obligación general de controlar la información que transmiten o almacenan, o de buscar activamente hechos o circunstancias que indican actividad ilegal”.

Para la asociación de consumidores europeos, BEUC, la propuesta es “insuficiente” porque no pone fin al “geobloqueo”, la imposibilidad de acceder a contenidos de canales de televisión o plataformas audiovisuales desde otros Estados miembros. E insta al organismo europeo a no penalizar a los usuarios que publican en plataformas como Vimeo o YouTube vídeos creados por ellos mismos que utilizan, por ejemplo, música o clips sujetos a derechos de autor, ya que en su opinión ello iría contra la libertad de expresión y no sería una medida “proporcionada” con su objetivo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios