BAQUIA

La importancia (vital) de la geolocalización para Google

“Hoteles en Costa Brava”; “Restaurantes en París”; “Alojamiento en Katmandú”; “Tiendas de regalos en Toledo”… Cada día se introducen en Google millones de consultas de este estilo. ¿Qué tienen en común? La geolocalización: la gente quiere encontrar dónde está disponible algo en un sitio concreto.

Tan importante se está convirtiendo el elemento cartográfico para Google que explica muchas decisiones de su estrategia corporativa. Por ejemplo, que no tenga inconveniente en pagar 1.000 millones de dólares por una startup israelí, Waze, que ha creado un software para determinar el estado del tráfico en tiempo real a partir de la información suministrada por los propios conductores. Porque eso es localización pura y dura, y también movilidad. Y anuncios. Más negocio publicitario para Google, en definitiva.

En ScienceOmega.com encontramos un interesante relato de la presentación de Google Map Maker en el Reino Unido. Una herramienta perfectamente calculada por Google, ya que le ayuda a perfeccionar la precisión de los mapas locales utilizando la colaboración de los ciudadanos, encantados por otra parte de contribuir como cartógrafos aficionados a la gran base de mapas del gigante.

Google map maker

Lo más llamativo son las declaraciones de Jessica Pfund, Product Manager de Google Maps, que habló sobre la importancia de la geolocalización para Google: aproximadamente el 30% de las búsquedas incluyen un componente geográfico. Lógicamente la cifra aumenta en las búsquedas desde dispositivos móviles, hasta el 40%, ya que la gente quiere saber lo que hay cerca del lugar donde se encuentra.

Por ahora Map Maker no está disponible en España, aunque es probable que acabe estándolo. La idea surgió en India, cuando los ingenieros de Google se dieron cuenta de que no había mapas suficientemente detallados del país, por lo que comenzaron a añadir información ellos mismos. Después de expandió a otras áreas mal cartografiadas, en Asia, Latinoamérica y África, para ampliarse finalmente incluso a Estados Unidos y Reino Unido.

Esta especie de mapeado colectivo tiene sus ventajas e inconvenientes, claro. Por un lado, se podrá incluir una enorme cantidad de información detallada de primerísima mano; por ejemplo, podremos saber los horarios de apertura de un restaurante, e incluso el menú del día.

Por otra parte, está el riesgo de errores, inexactitudes e incluso información malintencionada. Para prevenirlo, Google ha desarrollado un sistema de revisiones al estilo de Wikipedia, por el que todas las modificaciones propuestas han de ser aprobadas por otros usuarios y los moderadores.

En fin, lo que está claro es que los mapas y Google, o la geolocalización y las búsquedas, están definitivamente unidos. Y que si quieres, puedes (podrás, cuando Map Maker llegue a España) contribuir a mejorar el ecosistema.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios