Vicepresidente de Google

Vinton Cerf: “En Silicon Valley los fracasos son una señal de experiencia”

Vinton Cerf, considerado uno de los padres de Internet, ha destacado durante su visita al Barcelona que la inteligencia artificial, el machine learning y la biotecnología las tres tecnologías que “más van a dar que hablar en el futuro”.

Vinton Cerf

Vinton Gray Cerf, doctor en ciencias de la computación y vicepresidente mundial de Google, mundialmente conocido como uno de los padres de Internet, ha sido investido como doctor honoris causa por la Universidad Ramon Llull (URL) con motivo de la celebración de los 50 años de la puesta en marcha de los primeros estudios de telecomunicaciones en Cataluña en La Salle.

Cerf es considerado uno de los inventores más grandes aún con vida, no en vano sus contribuciones al desarrollo de Internet y la World Wide Web han sido decisivas en la transformación de la sociedad del siglo XX, revolucionando el sistema económico y la forma en la que la sociedad en red se comunica.

El estudiante de Standford y doctorado por la UCLA, trabajó con el professor Leonard Kleinrock en el grupo de redes que conectó los primeros nodos de ARPANet —la predecesora de la Internet moderna— y junto a  Robert Kahn desarrolló el sistema TCP/IP como parte de sus investigaciones en DARPA, la agencia para proyectos de investigación avanzados de Defensa.

Con motivo de su reciente investidura, el sexto nombramiento DHC por parte de una universidad española y que se suma a otros reconocimientos desde nuestro país como el Premio Príncipe de Asturias de 2002, Cerf ha destacado la importancia que tiene en la innovación y el emprendimiento la capacidad de aprender de los errores, algo que en la cultura estadounidense está muy asimilado y que sin embargo, en Europa, cuesta integrar.

“En Silicon Valley los fracasos son una señal de experiencia y espero que también pueda ser así en España, donde la innovación y el emprendimiento deberían convertirse en la clave para mejorar la economía de todos los ciudadanos”.

Cerf ha recordado también que, en el momento en que junto con Robert Kahn, trabajaba en la “red de redes”, ya aplicaron algunas de estas restricciones y principios que influyeron considerablemente en el diseño de los protocolos y la arquitectura que hoy en día conforman Internet. Una de ellas fue la opción de estratificación y de ocultación de información “que ha permitido ampliar Internet en escala, incorporar nuevas tecnologías de transmisión y dar soporte a una gran abundancia de aplicaciones y protocolos nuevos, uno de los cuales es la World Wide Web, que se ha convertido en un componente crucial de la infraestructura de Internet”.

Cerf también ha hablado de aspectos como la red WIFI que fue muy importante en su momento y se ha preguntado si podíamos decir lo mismo de otras iniciativas alrededor del mundo como las ciudades inteligentes.

“De momento nos indica que aún queda mucho para agotar todas las posibilidades que ofrece Internet de buscar nuevas formas de aplicación de las redes. A medida que exploramos la llamada Internet de las cosas, abriremos nuevas perspectivas de aplicaciones que se basarán en grupos de dispositivos programables e intercomunicados que tendremos en casa, en el trabajo, en el coche o encima de nosotros”.

La revolución del Internet de las Cosas

Para Cerf, esta era del Big Data en la que nos adentramos abre un etapa “muy interesante en cuanto al uso de los datos”, señaló durante un encuentro con Andreu Veá, digital champion for Spain at the European Commission, celebrado el día anterior al acto de investidura en la Ciudad Condal y en el que participó Baquía.

De trato cercano, recurrente y por momentos hilarante, despertando las carcajadas de los asistentes, el mítico ingeniero informático se ha mostrado especialmente interesado en las grandes oportunidades que el seguimiento de información personal y el Big Data ofrecen en muchos apartados de la sociedad, pero en especial en el ámbito de la salud con lo que se denomina el ‘Quantify Yourself’ (‘la medición de uno mismo’), el cual también puede aplicarse al análisis en materia de recursos e incluso frente al calentamiento planetario.

Lo importante de la recopilación de datos y el monitoreo de parámetros base a lo que ayuda es a identificar detectar las anomalías.

Si tiene que decantarse por alguna, el visionario de Internet, apunta hacia la Inteligencia Artificial, el machine learning y la bioelectrónica, “serán las tecnologías que cambiarán el futuro”, predice Cerf, quien se declara además “fascinado” por lo que la industria de los coches conectados está por hacer llegar.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios