BAQUIA

Bacterias ‘come metales’ para reciclar residuos electrónicos

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han comenzado a utilizar bacterias para recuperar los metales de los teléfonos móviles en desuso y reutilizarlos.

Se trata de microorganismos que se alimentan de la chatarra de las placas electrónicas de los teléfonos móviles, para eliminar lo que no sirve y reciclar los metales que se pueden recuperar.

Este fenómeno físico, la biolixiviación, es el objeto de investigación de un grupo de investigadores liderados por Antonio David Dorado, Montserrat Solé y Xavier Gamisans, y que según aseguran se puede adaptar fácilmente a otros desechos electrónicos como televisores, ordenadores y neveras.

En el proceso se ponen en contacto desechos electrónicos que contienen metales como el cobre, oro, cromo, zinc, níquel y aluminio, entre otros, con bacterias ferroxidantes para conseguir extraerlas y darles un nuevo uso.

Atacar químicamente los residuos

Según los investigadores, con esta técnica pra reciclar móviles, en vez de atacar químicamente los residuos, se aprovecha la capacidad de oxidar que tienen determinados microorganismos regenerando los agentes responsables de la extracción y reduciendo el uso de reactivos y de altas temperaturas.

Este proceso es menos contaminante que los que se utilizan hoy en día y, además, puede ser aplicado cuando las bajas concentraciones de metales hacen que las técnicas convencionales no sean viables.

Para que funcione, es necesario controlar las condiciones que afectan a la actividad de los microorganismos, como el pH, la temperatura o las concentraciones de sales.

Como resultado del proceso, el metal queda disuelto y, mediante un proceso de separación, se recupera para ser utilizado de nuevo en la construcción de placas electrónicas, entre otras aplicaciones. Los microorganismos permiten extraer del residuo lo que aún se puede aprovechar y que lo que podría perjudicar el entorno donde éste queda depositado, contaminando el agua y el suelo.

Los resultados de la investigación revelan que, en determinadas condiciones, la acción de los microorganismos puede incrementar en un 30 % la cantidad de metal recuperado y, de esta manera, se puede recuperar el 99% del residuo.

Ahora, los investigadores están buscando en qué condiciones se puede potenciar el proceso de extracción para que sea viable desde el punto de vista industrial.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios