Sigue el crecimiento de las apps de fitness y salud

argus-azumio.jpg

En los 7 meses que llevamos de 2014, las aplicaciones de salud y fitness han experimentado un enorme crecimiento (superior al 50%), no sólo hay más, también tienen más opciones y por supuesto se descargan con mucha mayor frecuencia.

Estas aplicaciones nos ayudan a llevar un seguimiento de nuestra actividad física, pero no son nuevas, existen desde hace ya bastantes años. La primera que recuerdo fue Sports Tracker que instalé en mi Nokia E51 (con Symbian S60) y utilizaba con un GPS externo que se conectaba al móvil por bluetooth.

 

Foto Nokia E51 y GPS BT externo

No hace falta decir que aunque funcionaba bien, era bastante tedioso ir con las dos cosas, tener que sincronizarlo por BT…

 

La siguiente generación de teléfonos móviles (ya sí llamados smartphones), incluían un módulo GPS, lo que simplificaba bastante el usarlos como compañeros al practicar deporte. Hablo del primer iPhone, Nokia 5800 y sucesivos, primeros Android,…

 

Mucho ha llovido desde entonces, y ya no sólo hablamos de apps para cuando practicamos deporte, ahora hay aplicaciones que nos “siguen” durante todo el día para asegurarse de que cumplimos el objetivo de los 10.000 pasos que tan de moda está últimamente.

 

Hace poco os hablaba de Moves, una popular app de seguimiento de actividad física principalmente orientado al conteo de nuestros pasos diarios. Esta app tiene algunas características interesantes, sin embargo ya puestos a probar, hay otras apps que merecen un análisis.

 

Argus es probablemente la app que más seguidores ha conseguido en los últimos meses. Se trata de un “personal tracker” con una interesantísima presentación en forma de panal de abeja, en la que cada una de nuestras actividades se muestra como un hexágono que se une a los anteriores de ese día.

 

Va mucho más allá de un simple podómetro, pues reconoce automáticamente actividades como caminar o correr y otras muchas (bailar, montar en bici, yoga, zumba, esquí, patinar y un largo etcéterca) pueden ser añadidas manualmente. Pero no sólo actividades físicas, también nos permite llevar el seguimiento de nuestro estado físico (pulso cardíaco, sueño, peso, índice de grasa corporal) y de lo que comemos y bebemos cada día, y si tenemos un iPhone 5S usará las ventajas del coprocesador M7.

 

b2ap3_thumbnail_argus-ancho.jpg

 

En las dos semanas que llevo usándolo, he de decir que es bastante adictivo en el sentido positivo de la frase: me ha sentado bien. No sólo intento siempre andar más, aunque algunos días no alcance los 10.000 pasos, siempre intento ese poquito más y lo de llevar el control de los vasos de agua bebidos también hace que a lo largo del día intentemos beber más.

 

¿Y los contras? Pues evidentemente también los hay. Para empezar, sólo está disponible para iPhone, además como el seguimiento lo hace el propio móvil, el uso del mismo es constante, lo que se traduce en un desgaste más rápido de la batería. Por otra parte, el registro de comidas implica siempre una foto, lo que en mi caso hace que no suela registrar más que algunas comidas por lo cansino que me resulta ¿no sería más sencillo poder indicar en qué consiste la comida sin tener que hacer foto? Y por otra parte, con bastante frecuencia recibo “Me gusta” de las comidas que fotografío, de gente que no conozco, luego no me queda claro qué se comparte con quién.

 

Al mirar las condiciones, se deja muy claro que la compañía no comparte información nuestra con empresas terceras (probablemente para evitar casos como el de Moves con Facebook), pero no existe ninguna opción de “no quiero compartir nada con gente que no conozco, y usar Argus sólo como herramienta personal de uso, sin esa capa social que ahora quieren meter a toda costa.

 

Por último, todo se hace desde el móvil por lo que se echa muy en falta una opción de tener un portal web al que poder acceder desde el ordenador y poder usar los datos que generamos. Cualquier otra aplicación de fitness (la mencionada Sports Tracker, Runtastic, Endomodo,…) sincroniza los datos online y luego podemos ver cómodamente nuestro historial, estadísticas… con el ordenador o sincronizarlo con otro dispositivo (por si cambiamos de móvil).

 

Aún así, seguramente lo que más frenará a muchos usuarios a usar esta aplicación (u otras similares) es el alto consumo de batería, ya que teniendo en cuenta que la batería suele ser el punto débil de la mayoría de terminales, ¿por qué acortar aún más su duración?

 

Eso explicaría además que cada vez aparezcan más wearables que cumplan esta función, me refiero concretamente a las llamadas pulseras cuantificadoras. Las más conocidas son las de la marca Fitbit (One, Flex,…) aunque la marca sufrió un importante revés hace unos meses cuando su último producto (Fitbit Force) fue retirado del mercado porque su pulsera causó reacciones alérgicas a muchos usuarios.

 

Otras muchas marcas se han apuntado al carro de estas pulseras, desde las tradicionales del sector deportivo como Garmin (Vivofit), Nike (Fuelband) o Pulsar (Loop), hasta otras más propias del sector tecnológico como Jawbone (Up24), Whitings (Pulse), la todopoderosa Samsung (Gear Fit) o la recién llegada pero muy prometedora Basis (dicen que Apple va detrás).

b2ap3_thumbnail_PulserasCuantificadoras.png

Los compañeros de Xataka, realizaron una excelente comparativa el mes pasado.

 

Pero es una carrera de fondo y no ha hecho más que empezar, continuamente aparecen nuevos modelos. La última en hacerlo fue la Mi Band del nuevo gigante chino Xiaomi que va conquistando mercados a base de calidad a precio insuperable, ¿el de su pulsera? Menos de 10€, frente a los más de 100€ que cuestan de media el resto…

 

Las preguntas que me surgen ahora son ¿quién presentará la próxima? ¿quién conseguirá sorprendernos? Sin duda el que mejor experiencia al usuario pueda ofrecer, no sólo quien mejor hardware ofrezca o quien presente un diseño más atractivo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios