BAQUIA

Nexus de Google: una historia de progreso

LG_Nexus_4_back_glass.jpg

En tan solo unas horas estaremos hablando de los nuevos Nexus de Google. Mañana, 29 de septiembre, los de Mountain View presentarán el Nexus 5X y el Nexus 6P, que serán fabricados por LG y Huawei respectivamente. Por eso, antes de que salten a escena, queremos repasar la historia de los teléfonos creados bajo la marca Google.

La característica más apreciada por los usuarios de los terminales de Google es la de incluir el sistema operativo Android sin añadidos ni colorantes artificiales. El software de los Nexus es tal y como debería ser Android en todos los terminales. Una experiencia Android que es de cierta manera torpedeada por el resto de los fabricantes (Sony, Samsung, etc.), añadiendo capas de personalización que en muchas ocasiones son simplemente adornos de cada marca. Por ello, las actualizaciones del sistema operativo llegan con anterioridad a los terminales Nexus.

b2ap3_thumbnail_8551270644_33d8215b82_b.jpg

Así, con Android puro y una clara ausencia de gusto por la moda reinante en otros terminales, Google encargó a HTC la fabricación del primer Nexus: el HTC Nexus One. Apareció en 2010 y contaba con una pantalla humilde, aunque era normal en aquellos tiempos, de 3,7 pulgadas; 512 MB de memoria RAM y un procesador de 1 GHz. Este primer terminal no gustó demasiado, ni a la propia Google ni a los usuarios de móviles, por lo que en su corta vida apenas apareció en las tiendas de fuera de Estados Unidos.

Las ventas del Nexus One fueron tan pobres, y el terminal sedujo tan poco, que Google ofreció diseñar un nuevo modelo a otro fabricante. La patata caliente, porque hasta aquí es eso lo era, recayó en los coreanos de Samsung, que llevaban un tiempo apostando muy fuerte por la telefonía móvil. Menos de un año después del nacimiento del primer Nexus, los asiáticos presentaron el Nexus S, un dispositivo que tampoco actualizaba demasiado al Nexus One. Lo único que cambiaba era el diseño y que la pantalla era ligeramente mayor (4 pulgadas), pero tanto memoria como procesador eran idénticos. Google dejó a Samsung fabricar un nuevo terminal a pesar de todo. Los coreanos se lo tomaron más en serio y renovaron por fuera y por dentro el tercer Nexus. El Galaxy Nexus, nombre del móvil, presentó una pantalla también de 4 pulgadas, pero esta ocupaba casi todo el frontal. Los botones de navegación dejaron de ser físicos y pasaron a estar en la propia pantalla. Además, incluía 1 GB de RAM y un procesador de 1,5 MHz; aunque capado a 1,2. El problema fue la pobre distribución y un precio algo superior al de los predecesores.

b2ap3_thumbnail_Nexus_5_1.jpg

Aquí acabó la aventura de Samsung con los Nexus. Google quiso fijar un nuevo rumbo a sus teléfonos y pensó en LG para el lanzamiento del Nexus 4. Si el Galaxy Nexus supuso una renovación de la serie, el terminal de LG fue la confirmación de que Google había escuchado las súplicas de sus seguidores, que pedían un teléfono potente, lejos de la gama media que hasta ahora había protagonizado. LG ensambló un terminal robusto, con componentes de máxima categoría (salvo la carencia de LTE y una cámara algo tímida) y con un precio rompedor. Su modelo más alto se podía conseguir por 350 dólares. Google y LG sentaban con ello un “peligroso” precedente para el futuro de la serie. A pesar de que de nuevo su distribución fue menor a la demanda, los usuarios se acostumbran pronto a lo bueno, y futuros terminales a un precio mayor podrían no ser bien vistos.

El Nexus 5, también de LG, siguió esta corriente con un terminal francamente interesante a un precio muy atractivo, aunque seguía con las carencias fotográficas de su antecesor. Añadieron, eso sí, la conexión LTE. La pantalla ya era de 5 pulgadas y su distribución fue mayor al de sus hermanos pequeños.

b2ap3_thumbnail_danh-gia-motorola-google-nexus-6-2.jpg

El último paso hasta el momento de los Nexus lo ha dado Motorola. El Nexus 6 fue presentado el año pasado y fue un pequeño jarro de agua fría para los seguidores de la marca: supuso el fin de los precios baratos para un terminal de gama alta. El smartphone de Motorola y Google salió a la venta a un precio de 650 dólares, aunque en su favor hay que decir que su misión era competir con el iPhone 6 Plus, por lo que es más un phablet con sus 6 pulgadas de tamaño de pantalla.

Ahora solo falta mirar al futuro. Los Nexus 5X y Nexus 6P serán presentados en pocas horas de manera oficial y el plan de Google es mantener la progresión de sus terminales. Los primeros Nexus fueron casi prototipos de lo que podían llegar ser, para luego ir solucionando terminal a terminal, smartphone a smartphone, la calidad, características y los canales de distribución.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios