BAQUIA

Las jugarretas de Microsoft para forzar el cambio a Windows 10

Microsoft está utilizando múltiples tretas para que a los usuarios de las versiones 7 y 8 les salga a cuenta el cambio a Windows 10.

Microsoft fuerza a sus usuarios a actualizar a Windows 10.

Ya hace tiempo que los actuales usuarios de Windows 7 y 8 se topan en sus pantallas constantemente con una solicitud  para actualizar su sistema operativo, mensaje que puede ser cerrado pero que volverá a aparecer en otras ocasiones al reiniciar el ordenador.

Lo cierto es que Windows 7 y Windows 8, sistemas operativos anteriores por los que los usuarios han pagado con anterioridad ya sea al instalar el paquete software o comprar un ordenador con el sistema ya instalado, le resultan a Microsoft cada día más caros. Es ahí donde reside el motivo de la insistencia de Microsoft por deshacerse de las anteriores versiones de Windows que le suponen en términos de productividad, flexibilidad y disfrute de usabilidad.

No contento con ello, el sistema operativo de Microsoft también podría estar descargando de manera silenciosa los archivos de instalación de Windows 10 para dejar menor tiempo de reacción en caso de decidirse a actualizar a dicha versión. Estos archivos de instalación en caso de ser borrados, también se volverían a descargar de manera automática ante un nuevo arranque del dispositivo.

MÉTODOS INVASIVOS PARA ACTUALIZAR A WINDOWS 10

Otro de los métodos por los que Microsoft intentaría obligar a sus consumidores a instalar Windows 10 vendría a través de las actualizaciones del sistema. La última versión del sistema operativo aparecerá como una actualización recomendada por lo que en caso de disponer de una configuración de actualizaciones automáticas es bastante posible que los equipos vean reemplazar su Windows 7 y 8 por la última versión sin su consentimiento.

Y por si esto fuera poco, desde Redmond se anunció que este mismo mes de enero iban a ser modificadas las políticas de mantenimiento de sus sistemas operativos más antiguos. Lo que inicialmente se trataba de un soporte a finalizar en 2020 (Windows 7) y 2023 (Windows 8) ha sufrido un importante cambio, pues estas fechas solo serán aplicables a equipos informáticos que no cuenten con la última tecnología de procesadores, o lo que es lo mismo, Microsoft fuerza a cualquier usuario que desee comprar un ordenador nuevo o renovar el anterior a tenera Windows 10 si desea contar con las últimas actualizaciones de seguridad.

Así, no es ninguna sorpresa que  Microsoft haya conseguido convertir su Windows 10 en el segundo sistema operativo más utilizado en el mundo, por detrás aún, eso sí, de Windows 7.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios