PES 2017: el ‘Leicester’ de los videojuegos de fútbol

De vez en cuando en el fútbol un equipo asombra al mundo entero consiguiendo realizar una temporada de ensueño. El año pasado, el modesto Leicester inglés consiguió alzarse con el campeonato de la Premier. Otros años se ha podido ver a equipos como el Villarreal, Alavés, Mallorca o Zaragoza (increíble aquel gol de Nayim en la extinta Recopa de Europa) alcanzar éxitos en competiciones continentales, alzándose con el título o quedándose muy cerca de lograr el objetivo.

Estos equipos no son a priori los favoritos para alcanzar finales europeas o vencer en el campeonato local. Es lo que ocurre este año con PES 2017 (Pro Evolution Soccer 2017). Konami no cuenta, después de los convulsos últimos años en la compañía, de un presupuesto excelso para dedicar a su franquicia deportiva. No tiene contrato con la mejor marca de ropa deportiva. Es probable que no cuente con la mejor plantilla, ni con las mejores campos de entrenamiento, pero esta temporada se han presentado con un trabajo magnífico bajo el brazo.

PES 2017 no caminará solo

El modesto presupuesto se nota en los apartados más técnicos de PES 2017: en los gráficos, la música y los comentarios en audio. Aunque se nota sobre todo en la falta de licencias oficiales. Konami ha descuidado, o más bien no ha podido competir contra su rival, el apartado realístico en la confección de los equipos y las diferentes ligas. El claro ejemplo está en la pérdida de LaLiga Santander, una de las competiciones nacionales más brillantes del planeta. La liga española tan solo está representada oficialmente por el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. Para encontrar al actual campeón de la Champions League hay que hacer un ejercicio cuasi detectivesco, su nombre en el juego es MD White (código de provincia y color de camiseta). Lo mismo ocurre con los 17 equipos restantes de la Primera División española y la mayoría de clubes europeos.

Afortunadamente, la presencia de jugadores reales minimiza el efecto de los nombres inventados en los equipos. Cada club se compondrá de la plantilla real y, con la función de actualización en vivo, el juego se conectará a Internet para descargar los últimos cambios en las plantillas (estadísticas, fichajes y estados de forma). Para solucionar la ausencia de licencias, PES 2017 incluye un magnífico editor con el que se podrá cambiar todos los aspectos de un equipo o jugador. Además, aunque solo en PlayStation 4 y PC, existe la opción de importar un fichero de personalización. En la red se puede encontrar decenas o cientos de páginas web encargadas de ‘customizar’ la apariencia de equipos y jugadores para la saga Pro Evolution Soccer.

En el apartado gráfico, PES 2017 no da un paso de gigante. La base es principalmente la entrega del año pasado sin introducir grandes mejoras. La iluminación en el campo está más trabajada y el rostro de los jugadores de los equipos licenciados y partners de Konami son los que más notan la diferencia. El resto de futbolistas tendrán la misma apariencia algo desfasada de la entrega anterior: las caras están conseguidas, pero en cuanto obtienen movimiento facial, la sensación es muy poco real. Se agradece enormemente la inclusión de la función Control Reality, las estrellas deportivas más reconocidas actúan como su alter ego real, pero los cuerpos de los jugadores continúan adoleciendo de un cuerpo mal proporcionado, son bastante anchos para ser futbolistas de primera línea.

Konami confirma la fecha de lanzamiento de PES 2017

Las sensaciones negativas se acaban tan pronto como al escuchar el pitido inicial del árbitro en un partido

El apartado sonoro no solo ha logrado ser de nuevo el peor de PES 2017, sino que además ha logrado superar el nefasto trabajo del año pasado. A pesar de contar con periodistas como Carlos Martínez, en la narración, y Julio Maldonado, en el análisis, voces tradicionales en la televisión y la radio española, el trabajo de mezcla de las frases y entonación no puede ser peor. No se presenta en ningún momento una locución continuada y que pase por real. Las frases de Martínez y Maldini no tienen gancho y además carece de la homogeneidad requerida para este tipo de videojuegos. Una única frase no está construida del tirón. Se puede escuchar auténticas aberraciones sonoras con espacios interminables y cambios de tono entre las estructuras de las frases.

El lector que llegue hasta aquí puede pensar que PES 2017 no merece la pena, pero todas las sensaciones negativas se acaban tan pronto como al escuchar el pitido inicial del árbitro en un partido. Los seguidores fervientes del título deportivo llevan varias años anunciando el regreso del juego a sus fueros. Esta edición de Pro Evolution Soccer quizá no llegue a tanto (queda camino que recorrer), pero desde luego que es el mejor PES de los últimos años. Año tras año, Konami ha sabido recuperar la franquicia para llevarla a unos niveles más o menos aceptables. Los partidos en esta edición son una grata experiencia para los jugadores y seguidores de fútbol. Lo primero que notarán es el cambio notable en el movimiento del esférico. Aunque el peso y la física en la mayoría de las ocasiones estaban bastante conseguidas ya el año pasado, quedaba mucho trabajo por realizar. Este año han mejorado el saque de los porteros con la mano y han eliminado la mayoría de tiros fantasmales que se podían realizar desde posiciones lejanas.

Da gusto trenzar jugadas en PES 2017. La velocidad de desplazamiento del cuero y de los futbolistas es la adecuada para todo tipo de ocasiones y el amplio aspecto estratégico que siempre ha caracterizado a Pro Evolution Soccer vuelve este año con una mayor repercusión en el juego. Las animaciones de los futbolistas virtuales añadidas este año les confiere una nueva categoría a la hora de realizar regates y controlar la pelota. Además la inclusión de estas nuevas animaciones elimina de un plumazo los movimientos robóticos que el juego arrastra desde hace varios años.

PES 2017 es la mejor entrega de la saga de los últimos años

Los arqueros también han sido altamente mejorados, al igual que la línea defensiva. PES 2017 presenta en la portería un guardameta de verdad. Este año deja de ser muñeco debajo del larguero y se muestra atento al desarrollo del juego, saliendo cuando tiene que salir y lanzándose como si fuera una máquina de hacer palomitas. En pos de la realidad, de vez en cuando también cometen cantadas dignas de protagonizar vídeos de lo peor del año. En cuanto a la línea defensa, los zagueros también se mostrarán más vivos que en otras ediciones. El pase elevado a la espalda de los defensas, aunque sigue siendo bastante efectivo, ahora hay que realizarlo de manera más milimétrica, de lo contrario la defensa se hará con el control del esférico. Los choques presentes en cualquier partido de fútbol, el cuerpo a cuerpo, tiene una función determinante a la hora de cortar un ataque. Sin embargo, parece demasiado efectiva en esta ocasión, haciendo muy simple recuperar el control del balón en niveles de dificultad bajos del juego e incluso medios. La recomendación no obstante es jugar al menos en los niveles medios (dependiendo de la habilidad de cada uno) y con un control manual del esférico.

En definitiva, PES 2017 es la mejor entrega de la saga desde hace bastantes años. Supera en todo a las dos entregas anteriores, las cuales fueron tratadas de forma muy benevolente por muchos. Sus mejoras jugables recuperan un gran espíritu competitivo, aunque la falta de licencias y de ambición en algunos apartados le restan algo de brillantez.

9

Lo mejor

  • Las mejoras en el apartado jugable
  • Técnicas, alineaciones,... ¡la pizarra del entrenador!
  • La física y el peso del balón

Lo peor

  • El nivel de los comentarios es impresentable para la actual generación de consolas
  • La falta de licencias no le permite ser un producto más redondo
  • La interfaz de usuario está desfasada

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios