El curioso caso de Arnold Palmer en Sega Mega Drive

La triste noticia de la muerte de Arnold Palmer ha sacudido al circuito de golf en las últimas horas. Una de las leyendas más recordadas del deporte ha fallecido a los 87 años de edad en Pittsburgh (Pensilvania). Baquía ha recordado, tras conocer la noticia, uno de esos añejos casos de licencias deportivas en el que los videojuegos llevaban el nombre de un deportista famoso para dar a conocer sus títulos, la mayoría de ellos deportivos, aunque el rey del pop, Michael Jackson, con Moonwalker también se coló en el final de los años 80 en esos casos.

El curioso caso de Arnold Palmer en Sega Megadrive

Los juegos de golf son unos clásicos en el mundo de las consolas y PC. Salvo excepciones, no hay sistema que se precie sin su correspondiente videojuego simulando el deporte de los 18 hoyos. Mega Drive no fue la primera consola en recibir un título de estas características, pero si fue de las primeras en contar con una estrella del golf en su portada: Arnold Palmer.

Sin embargo, por aquel entonces la estrategia de Sega con las estrellas deportivas era muy distinta a lo que se había visto con anterioridad. Los japoneses no hacían un videojuego a imagen y semejanza del deportista (el ejemplo de EA Sports con Tiger Woods es el más claro), sino que alcanzaba diferentes acuerdos para que aparecieran en portada y poco más.

Para vender en el mercado occidental, Sega renombró varios de sus videojuegos deportivos con el nombre de una estrella: Joe Montana, en el caso de fútbol americano; James Douglas, con Final Blow Boxing; y Arnold Palmer, con un juego de golf cuyo nombre original era Naomichi Ozaki Super Masters. Todos ellos no contaron con igual suerte en el mercado. Montana tuvo un éxito casi inmediato, pero ‘Buster’ Douglas fue un juego que pasó sin pena ni gloria. El caso de Arnold Palmer Tournament Golf fue algo intermedio, no se puede decir que fuera un superventas, pero tampoco fue un fracaso.

PGA Tour Golf enseña jugar al golf en realidad virtual

En el proceso de cambio al nombre occidental, Sega no puso demasiado empeño en brillar con la licencia del deportista adquirida. En todos los casos el videojuego era totalmente idéntico a su versión japonesa. Con Final Blow Boxing al menos tuvieron la decencia de incluir al boxeador que derrotó a Mike Tyson como personaje jugable, pero el caso de Palmer fue más curioso. El golfista tan solo adornaba la portada del juego y no existía ninguna referencia a él en el propio gameplay. No se podía elegir como personaje ni se le mencionaba en ninguna parte. Ni siquiera se dignaron en cambiar el sprite del juego, cuya similitud con Arnold Palmer era pura coincidencia.

El juego en sí al menos era bastante atractivo para los aficionados. Solo contaba con dos modos, torneo y práctica, pero se podía practicar el swing en varios campos y la técnica, ahora ampliamente superada en las consolas actuales, era bastante brillante para aquella época. Incluso eran más que destacables las animaciones incluidas. La lástima es que, tras la triste noticia del fallecimiento de Palmer, no se pueda rememorar sus mejores golpes en su propio videojuego.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios