BAQUIA

E3 2016: Bethesda se come la feria en 30 minutos maravillosos

Mereció la pena madrugar (o no dormir) para seguir la conferencia de Bethesda en el recién inaugurado E3 2016, al menos la primera parte de ella. Si unas horas antes Electronic Arts hacía un ejercicio de lo que no se debía hacer en una feria de este tipo, Bethesda ha hecho todo lo contrario: una conferencia sobria en la que ha dejado que sus juegos hablen por sí solos. Aunque solo le ha durado 30 minutos, puesto que la segunda parte del show ha bajado el ritmo hasta niveles extremos.

Y vaya títulos, por cierto. Nada más comenzar, sin tiempo a sentarse prácticamente, llegaba una de las sorpresas de la noche: Quake Champions. La vuelta de la reconocida IP traerá una vibrante experiencia multijugador, orientada al mundo de los eSports para PC.

Aunque los rumores volvieron a hacer estragos, Bethesda se las arregló para salir airosa de todos ellos. Se confirmó por ejemplo la remasterización de The Elder Scrolls V: Skyrim, que llegará a PlayStation 4 y Xbox One con un nuevo aspecto totalmente renovado. Pero dejaron al (demasiado) exaltado público asistente con la boca abierta tras la presentación de lo que parecía una nueva IP, que finalmente se confirmó como otra vuelta esperada: Prey.

Desarrollado por Arkane Studios, Prey no tendrá nada que ver con el cancelado hace ya muchos meses Prey 2, y se trata de una especie de reboot que ha causado auténtico histerismo en la sala.

Curiosamente, si excluimos las expansiones de Doom y Fallout 4 de la ecuación, la conferencia comenzó a caer tras un gran anuncio, o a raíz de él. En la conferencia previa, Electronic Arts no mencionó en ningún momento la supuesta tecnología estrella de este E3, aunque se vio de refilón en un vídeo de los desarrolladores de los juegos de Star Wars unas PlayStation VR. Sin embargo, Bethesda se ha metido de lleno en ella anunciando un tour virtual de Doom y, atención, un port completo de Fallout 4 para HTC Vive.

El ritmo bajó con la realidad virtual, pero no fue el causante real de la pérdida de la frescura inicial, apenas se trató el tema unos minutos. Extrañamente fue Dishonored 2, uno de los juegos más esperados, el que causó tal efecto en el público, que hasta el momento se lo estaba pasando en grande con gritos bastante molestos incluidos. La secuela del título de Arkane Studios no es aburrido para nada, de hecho luce estupendamente, pero el tiempo en el que Bethesda se entretuvo señalando sus bondades fue excesivamente largo.

Antes de todo se había mostrado también el juego de cartas que Bethesda sacará para competir con el archiconocido HearthStone de Blizzard, The Elder Scrolls: Legends. Su salida se conocía para PC y Mac, pero como no podía ser de otra manera, en este E3 se ha confirmado también su salida en iOS y Android.

En resumen. Bethesda cumplió su cometido de hacer ruido con las presentaciones de Quake Champions y Prey, junto a la remasterización de Skyrim. La primera parte de la conferencia estuvo totalmente a la altura y ha servido a la compañía para poner muy alto en listón a todos los que llegarán posteriormente: Microsoft, Ubisoft y Sony. No obstante, la carencia de ritmo final hizo que pasadas las 5:00 de la mañana en España, la conferencia se volviera casi intrascendente a pesar de lo que aparecía en pantalla era Dishonored 2. Y no debió ser por el cansancio español, puesto que los gritos en la sala en directo también cesaron de repente.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios