Devastador informe: una de cada cuatro compañías de videojuegos en España no facturan

Durante la presentación del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos, en la sede madrileña del ICEX, la industria española del videojuego se ha dado un baño de realidad a pesar de las buenas intenciones de los representantes de todas las partes. La conclusión más evidente es que una de cuatro compañías de videojuegos españolas no facturan.

El Libro Blanco del Desarrollo Español del Videojuego

El informe anual ha sido de nuevo creado por la Asociación Española de Empresas Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV). Se trata de la tercera edición y en ella se señala que el 83 % de las empresas se reparten tan solo 8 % de la facturación global. La jornada ha contado con la presencia de las cuatro fuerzas políticas principales en España: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos.

A pesar del reparto desigual de la facturación, el informe hace hincapié en el crecimiento global de la industria en nuestro país. Son 480 las empresas desarrolladoras en nuestro país, 80 más de las indicadas en el informe de 2015 y 150 más que las registradas en el año 2014. Sin embargo, y una de las preocupaciones principales de DEV, la mayoría de la industria está ubicada en las mayores ciudades de la geografía española, Madrid (26,2 %) y Barcelona (24,8 %).

El Libro Blanco señala también los importantes retos que tiene que cumplir la industria de videojuegos en España. Tan solo un 7 % del capital llega del extranjero. DEV y los representantes políticos de los cuatro partidos afirman que es necesario atraer, como punto principal para el crecimiento, dinero extranjero. Se estima que la industria supere los 1.000 millones de ingresos en el año 2019.

Los políticos que participaron en el debate fueron Teodoro García Egea, portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados del PP; Iban García del Blanco, secretario federal de Cultura y de Movimientos Sociales del PSOE; Jazmín Beirak Ulanosky, portavoz de la comisión de Cultura y Turismo en la Asamblea de Madrid por parte de Podemos; y Félix Álvarez Palleiro, portavoz de la comisión de Cultura en el Congreso de los Diputados de Ciudadanos.

Además de contar anécdotas de sus respectivos líderes en el terreno de los videojuegos, Pedro Sánchez al parecer juega bastante a NBA Live, y Albert Rivera está encantado con los videojuegos, el debate giró en torno a la necesidad de crear un ecosistema innovador de PYMES para crear la ansiada subida del sector, aunque todos ellos insistieron en comparar la industria del videojuego con la audiovisual (cine, series, música) a pesar de los datos de ingresos que presentan unos y otros (los videojuegos superan en ingreso al cine o la música).

Es difícil encontrar gente que quiera poner dinero en los videojuegos

García Egea cree que “escuchar a Cristobal Montoro hablar de videojuegos es un hito” para España. “Hay que profundizar más en el entretenimiento en la política española”.

“Estamos ante un sector estratégico con un datos magníficos sin ayuda de las autoridades públicas”, señala García del Blanco. “Hay que crear una homogeneidad para que el desarrollo sea igual en todo el país“.

“El sector del videojuego es un aliado para la creación de empleo”, relata Beirak Ulanosky. “Es necesario un plan de formación continua para evitar la fuga de talentos en la industria“.

“Vamos a pedir al Gobierno que acepte las demandas del sector”, explica el representante de Ciudadanos en su inicio del debate. “Hay que tener la misma fiscalidad que el sector audiovisual y necesitamos que las financieras entiendan el sector de los videojuegos y captar la financiación extranjera“. Aunque en su primera intervención se destaca una frase lapidaria: “Es difícil encontrar gente que quiera poner dinero en los videojuegos”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios